+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La mirada

Año nuevo

"Todos buscamos la felicidad. Es importante conjugar el dilema entre el 'tener' y el 'ser'"

 

JESÚS Moreno Ramos (sacerdote y sociólogo)
30/12/2013

Esta debe ser la fiesta más universal. Cuándo se sitúa el inicio o el momento desde el que se empieza a contar es lo de menos. Parece que los seres humanos necesitamos concentrar el paso del tiempo en pequeños ciclos y celebrar el comienzo de cada uno de ellos, haciéndonos la ilusión de regenerarlo viviendo intensamente sus momentos iniciales (algo parecido se puede decir del paso de una semana a otra). Brota un deseo de vida renovada que aquí expresamos diciéndonos unos a otros reiteradamente: ¡Feliz Año Nuevo! Y con la palabra "felicidad" queremos indicar lo mejor de nuestras aspiraciones individuales y colectivas.

Todos buscamos la felicidad y nos preguntamos dónde radica y cómo encontrarla. Para mí es importante poder conjugar equilibradamente el eterno dilema entre el "tener" y el "ser". Es decir, tener lo necesario para una vida digna y, a la vez, saber crecer por dentro para ser cada día más persona. Cuando escasea el "tener" no podemos estar satisfechos, pero cuando este "tener" es superabundante, tampoco.

 

DECIA la poetisa Marie von Ebner-Eschenbach que "estar satisfecho con poco es difícil, estar satisfecho con mucho es imposible". Así que la genuina felicidad no se mide sólo por la cantidad de euros que nos pueda tocar en la lotería. Una vez cubiertas las necesidades básicas lo que nos hace más felices es "ser con y para los otros".

En estos días, a la felicitación hay quien añade: "a ver si el 2014 nos trae no se qué cosas, que éste ya se acaba", como si el cambio de una cifra introdujera también mecánicamente un cambio en nuestras vidas. A este respecto circula ahora por las redes sociales una viñeta en la que Mafalda dice "no es el año 2014 el que tiene que ser diferente, es usted".

Así que podríamos ir pensando tu y yo, y también las instituciones diversas --tanto públicas como privadas--, en qué debemos cambiar para que todos seamos más felices.