+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ante el mal estado del inmueble

El Ayuntamiento de Cáceres deja sin efecto la adjudicación del matadero municipal

 

Imagen de archivo del matadero de Cáceres. - Francis Villegas

EFE
18/03/2019

La Comisión Municipal de Urbanismo de Cáceres ha aprobado por unanimidad dejar sin efecto la adjudicación del contrato de la concesión demanial de las instalaciones del matadero municipal, que se realizó a la empresa Táurica y Simón, debido a las graves deficiencias que presenta el edificio.

Esta concesión, ha señalado este lunes el Consistorio Municipal, se debe a que "resulta absolutamente imposible el ejercicio de la actividad dada la precaria situación en que quedó el inmueble una vez finalizada la anterior concesión".

En este sentido, el presidente del órgano, Valentín Pacheco, ha informado de que hay abiertos dos expedientes más: uno para determinar la indemnización a la que pudiera tener derecho la empresa sobre la que se hizo la propuesta de adjudicación y otro para "depurar responsabilidades de cualquier índole en las que pudiera haber incurrido el anterior concesionario".

El ayuntamiento anunció el pasado mes de octubre una inspección técnica para dar cuenta del estado de conservación y de equipamiento de las instalaciones del matadero tras finalizar el contrato de concesión con la empresa Agrupación Cacereña de Industriales de la Carne S.L. (Acicar).

Entonces dijo que acudiría por la vía penal tras detectar "más de una veintena de deficiencias" y ACICAR realizó la entrega efectiva de las instalaciones el 20 de agosto de 2018.

El pliego de "cláusulas administrativas particulares", dentro de las obligaciones del contratista, establece que "deberá conservar las construcciones e instalaciones y mantenerlas en perfecto estado de funcionamiento, limpieza e higiene".

En la inspección se detectaron numerosas deficiencias en la instalación de fontanería, la recogida de aguas y el saneamiento como la falta de electroválvulas, la ausencia de la máquina hidrolimpiadora para la desinfección por presión, la falta de difusores de riego, averías de saneamiento interior y sumideros deteriorados, entre otras cuestiones.