+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

la alcaldesa dice que se ha conseguido con el control del gasto

El Ayuntamiento de Cáceres reduce la deuda de 64 millones a 25

 

Carmen Heras, alcaldesa de Cáceres, explica la situación económica del ayuntamiento. -

EUROPA PRESSEUROPA PRESS 31/01/2011

El Ayuntamiento de Cáceres ha reducido su deuda en esta legislatura en 39 millones de euros, pasando de los 64 millones que había en 2007 a los 25 millones que se adeudan a fecha de hoy, algo que ha sido posible gracias al plan de saneamiento puesto en marcha por el concejal de Economía, Lorenzo de la Calle, basado en el control del gasto y el aumento de los ingresos, sobre todo los procedentes del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Tanto el concejal como la alcaldesa, Carmen Heras, han ofrecido algunos datos del balance de las arcas municipales en las que se aprecia "una creciente y ascendente recuperación de la situación económica del Ayuntamiento" ha dicho la regidora, que recuerda que cuando el PSOE llegó al Gobierno en 2007 "se encontró una herencia de deudas del PP a las que se ha tenido que ir haciendo frente".

Heras ha explicado que "el ayuntamiento estaba fuertemente endeudado y arreglarlo ha sido duro y costoso" ya que "nada más llegar al Gobierno" el PSOE "tuvo que pagar más de 30 millones de euros a acreedores y proveedores con algunas facturas que llegaban hasta 1999". "Si no hubiéramos tenido esa deuda heredada tendríamos un superávit presupuestario".

"Hemos tenido que bailar con la más fea", apunta en otro momento de la rueda de prensa, al tiempo que destaca el trabajo "persistente" y "racional" que se ha llevado a cabo desde la Concejalía de Economía y Hacienda con una "austeridad en el gasto" y "una recaudación de ingresos de forma correcta, sin aumentar los impuestos".

La alcaldesa ha reconocido que el momento económico es "muy fastidiado" pero ha confiado en que se recuperen las arcas municipales y ha lanzado un mensaje de tranquilidad a las empresas que tienen relación directa con el ayuntamiento para que "se genere confianza" y se pueda "reactivar la economía de la ciudad". "El trabajo que estamos haciendo está dando sus frutos".

"La solvencia del ayuntamiento es una realidad y todo el mundo va a poder ser interlocutor del ayuntamiento que seguirá pagando", y reconoce que en la actualidad "solo quedan pendientes de pago algunas facturas de 2009 y todas las del 2010".

El IBI

Por su parte, el concejal de Economía y Hacienda, Lorenzo de la Calle, ha destacado que el plan económico y financiero que se ha puesto en marcha en el consistorio cacereño ha consistido en un "rigor en el gasto superfluo" y en el aumento de los ingresos, sobre todo los provenientes del IBI, "que es el que está sosteniendo el gasto corriente".

"Este gobierno ha remontado satisfactoriamente la situación catastrófica con la que se encontró el ayuntamiento", ha resaltado De la Calle, que ha explicado que se han eliminado los reconocimientos extrajudiciales de crédito y se ha buscado una estabilidad presupuestaria entre gastos e ingresos.

Así, como dato cabe destacar que el remanente de tesorería para gastos generales en 2007 era de -4.414.766 euros, mientras que en 2008 bajó hasta los -2.980.2768 y en el ejercicio 2009 se sitúa en los -1.881.081, lo que significa que en estos años ha evolucionado en un -134,69%. Según los datos aportados por De la Calle, en 2006 esta cifra se situaba en -7,3 millones de euros.

En definitiva, el concejal asegura que "la recuperación del ayuntamiento de Cáceres es una realidad, lo cual redundará en la sociedad cacereña" y ha adelantado que cuando se liquiden las cuentas de 2010 las cifras mejorarán.

En cuanto al presupuesto de 2011, ha adelantado que "está prácticamente ultimado a falta de algunos flecos" y ha recordado que el documento se ha realizado con el principio de estabilidad presupuestaria que se cumplirá conociendo los gastos de cada concejalía a las que se aplicarán unos indicadores de medición de eficiencia para "saber quién gasta, en qué lo gasta y cómo lo gasta".