+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

el equipo de gobierno de salaya habilita el Salón Muriel, con entrada por gran vía, para atender la cita previa

El ayuntamiento inyecta 830.700 euros y crea la Oficina Covid-19

Con ayuda de la diputación oferta 51 empleos para atender las necesidades derivadas del virus. Adapta los edificios municipales porque este lunes comienzan a incorporarse los funcionarios

 

Imagen captada ayer en la Gran Vía de Cáceres. - FRANCIS VILLEGAS

El Ayuntamiento de Cáceres inyectará otros 830.700 euros para luchar contra los efectos de la pandemia. Por un lado creará una oficina específica para el Covid 19, según anunció ayer el alcalde, Luis Salaya. Lo hará con una subvención que le ha concedido la diputación a través del plan Reactiva Empleo cifrada en 290.700 euros, más 450.000 de fondos propios, en total 740.700 euros que se destinarán a crear 51 puestos de trabajo, dos de ellos en Valdesalor. Los empleos son de limpieza, auxiliar administrativo, trabajadores sociales y personal de servicios múltiples. El objetivo es poner en marcha un dispositivo que canalice los problemas que han venido derivados de la pandemia.

Salaya agradeció el apoyo de la institución provincial en la concesión de estos fondos, «que siempre han ido al entorno rural y que ahora se añaden al ayuntamiento porque con ello se resolverán situaciones de gente que tiene dificultades y se reforzarán los servicios municipales en esta tarea».

Por otro lado, el Instituto Municipal de Asuntos Sociales va a poner en marcha subvenciones para compensar el gasto extraordinario que asociaciones y colectivos han tenido durante el coronavirus. Para ello se va a abrir una vía en régimen de concesión directa que alcanza los 90.000 euros. Cada organización tendrá derecho a un mínimo de 6.000 euros.

«Muchos colectivos me hacían llegar que estaban al límite», indicó Salaya. De modo que estos fondos podrán destinarse en concepto de gastos de material fumigable, medidas higiénicas, desinfección de locales, adquisición de alimentos, gastos de alquiler de sede en caso de que se cerraran y hubiera que haber realizado nuevos alquileres, gastos de personal o adquisición de material informático para facilitar el trabajo. El concepto será el de gasto extraordinario de la epidemia y el plazo para optar a las ayudas acaba el 31 de julio. La solicitud se puede presentar en los registros general o auxiliares del ayuntamiento, con cita previa presencial, pero se recomienda el uso del registro virtual.

En cuanto a la desescalada, el alcalde comentó que desde este lunes se reincorpora de forma presencial el personal del Imas en Valhondo y Aldea Moret. No obstante, los teléfonos de ayuda y consulta siguen operativos.

Además, el Comité de Seguridad y Salud ha dado el visto bueno para que a partir del 22 de junio, fecha en la que concluye el Estado de Alarma, se reincorporen presencialmente los trabajadores, siempre con cita previa para la atención al público. Igualmente, se están instalando mamparas, pintando indicadores de distanciamiento, colocando geles, medidores de temperatura y dejando trabajar en casa a los empleados con vulnerabilidad. También se harán rotaciones, para que siempre coincidan en el mismo turno las mismas personas y que vayan alternando el trabajo presencial con el de casa.

El consistorio está reformando la Salón Muriel, con entrada por Gran Vía, para la atención presencial. Siempre será una visita de una persona por funcionario y concertando la cita previamente. Se desinfectará cada vez que se use y se realizará de forma ordenada «para evitar el trasiego».

El alcalde fue taxativo al decir que no hemos recuperado la normalidad, que hay casos en Barcelona, País Vasco, Francia, Alemania y Portugal, que no se puede bajar la guardia. Por eso justificó que estén cerradas las pistas deportivas, porque no está permitido jugar ni a fútbol ni a baloncesto, igual ocurre con los parques infantiles. De momento ni unas ni otros abrirán, «pese a la presión que estamos recibiendo a través de las redes sociales».

Salaya aseguró que si es necesario cederá pabellones o gimnasios si los colegios lo demandan cuando comience el curso escolar. «Vamos a trabajar en la recuperación económica, pero mirando de reojo los riegos hasta que tengamos una vacuna», concluyó.

La Oficina de Turismo de la plaza Mayor, donde se han instalado mamparas para garantizar el distanciamiento. Foto: Francis Villegas

Temas relacionados
 
 
 
3 Comentarios
03

Por EL PASEANTE 18:38 - 13.06.2020

Claro Guadalupe, que te corte el césped del jardín, o que te haga la compra y así no corres riesgos con el covid. Cuanto fascista hay que ver, es increíble que haya gente que piense así. Esto no es una "paguita".

02

Por guada2015 16:33 - 13.06.2020

Pienso yo que toda persona que reciba un subsidio por importante igual o superior al 50 /100 del salario mínimo interprofesional debería trabajar media jornada en beneficio de la comunidad, No podemos seguir incrementando el déficit público sin dar nada a cambio. La situación del país no se puede permitir que la población esté a espesas de los subsidios.

01

Por Por aliano 14:03 - 13.06.2020

Digo yo. Que el ciudadano que no pueda ayudar económicamente a paliar los efectos negativos que nos ha dejado el Covid 19 , por lo menos que ayude con comportamientos cívicos y respetuosos con sus conciudadanos. De ahí va a depender , que ganemos más pronto que tarde esta guerra.