+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PRIMEROS DATOS SOBRE EL CRIMEN COMETIDO EN MEJOSTILLA EL PASADO MARZO AL EMPRESARIO MANUEL BARRA Y CONSUELO QUINTANILLA

El cacereño acusado de matar a sus padres se enfrenta a entre 30 y 40 años de cárcel

La Fiscalía le imputa 2 delitos de asesinato con alevosía. La pena podría aumentar por el agravante de parentesco. Un jurado popular juzgará a Carlos Barra. Ayer se celebró una vista con él y su letrado, el juez y el Ministerio Fiscal

 

Momento en el que el juez ordena el levantamiento de los cadáveres, en la puerta del domicilio del residencial Gredos. - Foto: JAVIER PULPO

SIRA RUMBO
02/10/2013

El acusado de matar a sus padres a tiros de escopeta el pasado mes de marzo en su casa de Mejostilla, mientras ambos dormían, se enfrenta a una pena de entre 30 y 40 años de cárcel (entre 15 y 20 años por cada uno de sus padres asesinados). La Fiscalía concretó ayer la imputación al hijo del matrimonio, al que se le acusa de dos delitos de asesinato con alevosía, aunque la condena podría aumentar por el agravante de parentesco. El acusado, Carlos Barra, de 37 años, es el hijo menor de cuatro varones. También tiene dos hermanas.

Será juzgado por un jurado popular y ayer se celebró en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 una comparecencia inicial del tribunal jurado a la que asistieron el juez, el Ministerio Fiscal y el imputado y su letrado. La vista consistió en la ratificación de la imputación de Carlos Barra, hijo del matrimonio, que reconoció el crimen días después de la tragedia.

 

CONSTERNACION EN EL BARRIO Los hechos ocurrieron la mañana del 17 de marzo en una vivienda unifamiliar en el número 63 de la calle Peñalara, en la zona alta del residencial Gredos, a pocos metros de donde se encuentra la casa de cultura de la Mejostilla. Los cuerpos sin vida fueron encontrados un día después por un familiar que acudió al domicilio en el que el matrimonio vivía desde al menos diez años. El padre, de 73 años, era un conocido empresario de la ciudad, Manuel Barra, que regentaba un negocio de plásticos en la ronda Puente Vadillo, cerca de San Marquino. Su madre, Consuelo Quintanilla, tenía 64 años.

Tras el asesinato el hijo acusado del homicidio estuvo tres días desaparecido hasta que fue detenido por la Policía Nacional en la localidad pacense de La Lapa, un pueblo cerca de Zafra. El día 23 de marzo, después de pasar la noche en los calabozos, pasó a disposición judicial y confesó ser el autor del doble crimen.

 

CON ESCOPETA Y CUCHILLO Ante el juez Carlos Barra Quintanilla afirmó que esa noche había consumido estupefacientes, principalmente cocaína, además de pastillas de trankimazin que tenía su madre en el domicilio familiar.

Reconoció haber utilizado una escopeta de caza que guardaban en la casa para disparar primero a su padre y, posteriormente, a su madre. También usó un cuchillo para acabar con la vida del empresario al percatarse de que seguía vivo tras los disparos.

Los cuerpos se encontraban en habitaciones distintas. El autor confeso efectuó un disparo a cada uno, pero, según su declaración, su madre no se enteró porque estaba dormida cuando recibió el impacto. Tras dar muerte a sus padres, Carlos Barra huyó en el vehículo que solía utilizar con una pequeña cantidad de dinero, pero volvió posteriormente a la vivienda para llevarse una cantidad mayor, unos 5.000 euros, que el padre guardaba en un armario.

   
3 Comentarios
03

Por jason 19:13 - 02.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo que me parece muy raro es que nadie oyera nada ni un solo disparo y a esas horas y en un unifamiliar adosado.

02

Por Gredos 15:57 - 02.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Estoy totalmente de acuerdo con Barra, ya se sabe de sobre donde fueron cometidos dichos echos, no nos podemos ni llegar a imaginar por lo que la familia esta pasando, que mas dá donde este situado el domicilio si al lado de la casa de cultura, por encima de......Es bueno que digais la noticia pero con decir a la pena que se enfrenta dicho asesino, lo demás sobra. A veces ojos que no ven corazón que no sienten, y esta familia aún sin ver, tienen mucho dolor en su corazón, lo tendrán toda la vida. Aquí en nuestro barrio tod@s sabemos donde pasó es una familia muy querida aqui, esperamos que sepan que se les apoya y se les aprecia mucho. Änimo.

01

Por Barra 14:59 - 02.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Señorita Sira Rumbo, creo que es totalmente prescindible poner direcciones exactas tanto del domicilio como del negocio familiar, lo único que ustedes hacen es perjudicar aún más a la familia y alimentar el morbo con los detalles escabrosos que no se cansan de publicar. Espero que mis palabras recaigan en vuestras conciencias y muestren un poco de humanidad.