+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CÁCERES, DISTRITO A DISTRITO

Cara y cruz de la calle Badajoz

Vecinos y comerciantes tienen opiniones diversas sobre esta céntrica vía entre Reyes Huertas y Ronda del Carmen. Los hay que la definen como una gran familia en materia comercial, y quienes piden mejoras en acerados, tráfico y estado de las alcantarillas

 

Calle Badajoz 8 Viandantes pasando por la vía en la que se han recogido las quejas de vecinos y comerciantes. - MARÍA LUCEÑO

MARÍA LUCEÑO
26/08/2019

Fátima Fernández se encarga de una multitienda, uno de los pocos negocios de la calle Badajoz que se encuentra abierto en verano. «Aquí somos todos una gran familia», asegura la empresaria, que destaca la limpieza de la calle, a la que la cataloga de «espléndida». Esta labor se la atribuye a Ángel, el encargado de Conyser que se ocupa del mantenimiento de la vía. «Es famoso en el barrio y el culpable de que no tengamos ningún tipo de queja en este sentido», asegura.

La comerciante define la calle Badajoz de esta manera: «Es como si tuviera una vida paralela al resto de Cáceres. Si te metes aquí parece que estás en un pueblo». Con estas palabras alude al cariño y al afecto con el que se tratan unos a otros. «He tenido hace poco una niña y me han traído baberos, dulces, de todo. Me han hecho sentir como una más».

Raúl Pastor lleva alrededor de 30 años al frente de su estudio fotográfico y ha vivido las mejores y peores épocas de la zona. Echa de menos la calle llena de vida y el tráfico de personas yendo de un negocio a otro. También añora la actividad comercial, que considera que se ha perdido completamente. A su juicio, el acerado es lo que está en peores condiciones y lo que se debería renovar con mayor urgencia. «Aquí no ha entrado un servicio público del ayuntamiento a nivel de reparación de asfalto desde hace 15 años por lo menos», lamenta.

El reconocido fotógrafo asegura que esta situación ha provocado numerosas caídas. «Los vecinos después de Navidades se quejaron al ayuntamiento», pero recalca que no se han puesto soluciones, algo que califica como «vergonzoso».

El alcantarillado se suma a la lista de quejas debido al mal olor que desprende, sobre todo en los meses de calor. «En ocasiones es insoportable». A ello se añade la preocupación por el tráfico. «Los coches entran a mil. Ha habido ya varios atropellos», sostiene Raúl Pastor, quien, eso sí, destacó que se trata de una zona «muy tranquila». A su juicio, estas calles son muy estrechas como para que exista aparcamiento en ambos lados.

Otra vecina manifiesta su descontento con el pavimento de la zona. Su discapacidad le obliga a tener que ir acompañada de alguien en todo momento y afirma que sufre «una lucha constante» con los bordillos y los desperfectos de las aceras. Ha padecido alguna que otra caída, «que se habría evitado» si se hubiesen hecho los cambios y reformas que pidieron al anterior gobierno local. «Ojalá Salaya haga algo al respecto», zanja la vecina.