+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

HOSTELEROS Y GUÍAS ASEGURAN QUE EXISTE ACOSO AL VIAJERO Y QUE SE LLEGAN A PODUCIR SUPLANTACIONES Y ENFRENTAMIENTOS

Coto a la guerra publicitaria en la plaza Mayor de Cáceres

El regreso de los turistas resucita los conflictos entre los negocios de la zona. Ciudadanos urge la finalización de la ordenanza que pondrá orden en este ámbito.

 

Plaza mayor cacereña, epicentro del turismo y de las rivalidades que algunos negocios llevan al extremo. - FRANCIS VILLEGAS

Los negocios de la plaza Mayor aseguran que viven una auténtica guerra publicitaria y de relaciones públicas, que ha llegado incluso a los juzgados con denuncias por parte de algunos empresarios. Establecimientos de hostelería y guías turísticos son los que sufren de lleno el exceso de celo por parte de algunos compañeros, que pretenden llevarse a toda costa el gato al agua, o lo que es lo mismo, al visitante a su restaurante o a su ruta guiada. «Esto daña al turismo porque se le acosa desde que entra en la plaza», afirma el hostelero Emilio Rey. «Se han llegado a suplantar nuestras identidades y nuestra marca»,  denuncia Gema Méndez, presidenta de la Asociación Profesional de Guías de Cáceres.

Este periódico se puso ayer en contacto con algunos negocios de la plaza Mayor tras conocer la petición del Grupo Municipal Ciudadanos. Su portavoz, Raquel Preciados, reclama que se ultime de forma «urgente» la Ordenanza Reguladora de la Distribución y Reparto Gratuito de Información, Publicidad y Propaganda con Fines Comerciales en la ciudad. Asegura que con el regreso de los turistas resurgen estos conflictos, «que dan una muy mala imagen de Cáceres, y que incluso han llegado a enfrentamientos personales».

Preciados afirma que desde la Asociación Pasearte han hecho llegar a Ciudadanos su inquietud por la esta situación de «acoso» al turista, «y nos comentan que vuelven a estar en ese punto», principalmente en el perímetro del conjunto histórico, del casco viejo y  de la plaza Mayor. Por eso insta a acabar el trámite de la ordenanza, cuyo borrador se aprobó por unanimidad el 14 mayo en la Comisión de Desarrollo Urbano pero quedó en suspenso por el Estado de Alarma. Falta abrir el proceso de alegaciones para su definitiva redacción y aprobación. «Es imprescindible establecer las distancias y el ámbito que cada uno tiene», subraya Raquel Preciados.

COMPETENCIA AGRESIVA

Y es que hay bares y restaurantes que envían a sus relaciones públicas a  Santa María, San Jorge, Galarza, San Juan o Pintores. Es más: llegan a levantar a los clientes que ya están sentados en una mesa para llevarlos a su establecimiento ofreciéndoles descuentos en el menú y productos gratis. «Cada uno se debería limitar a su fachada, es muy necesario que se regule la labor de los relaciones públicas. Desde la reforma de la plaza, aquí sufrimos una batalla. Necesitamos que se ponga orden», declara Emilio Rey, propietario de El Pato.

Por su parte, la Asociación Profesional de Guías espera la ordenanza «como agua de mayo». De hecho instó a su creación y su desarrollo. Junto con Pasearte y la Asociación de Guías-Historiadores, entienden que no se puede tolerar ese agobio al turista, «y menos en una época de pandemia. No sería prudente que se asociara un rebrote con las visitas a Cáceres», advierte Gema Méndez. «No debe continuar esa persecución a los viajeros, que a veces ceden por puro aburrimiento», insiste.

Además, la responsable de los guías recuerda que las posibilidades de atraer a los turistas son ahora menores porque, por seguridad, se ha retirado la publicidad de los hoteles y otros establecimientos, de modo que solo se accede a ellos por medios digitales. «Y lo peor es que cuando llegan con una reserva, ya se han dado casos de suplantación de identidad para quedarse con ese servicio», revela.

También Manolo Rey, titular de la Cafetería Cáceres, situada en los soportales, aplaude la ordenanza. «Durante un tiempo llegué a contratar a un relaciones públicas porque de lo contrario no comía, de tantos como había. Considero muy necesario que se regule por ley», afirma este hostelero, que asegura que se persigue tanto a los turistas como a los cacereños. «Aburrimos a todos, ponemos a la gente de mal humor».

Temas relacionados
 
 
 
10 Comentarios
10

Por Cansado 18:38 - 03.07.2020

Se debe impedir ese modo tan cutre y "agresivo" de "atraer" al cliente. Hay que mirar los ejemplos que funcionan sin recurrir a ese acoso. Creo que a mucha gente le produce rechazo esa forma de llamar la atención de posibles comensales. Una carta situada en un lugar visible y de fácil acceso hace mucho, al igual que cuidar el mobiliario y la estética en general. ¿O queremos restaurantes con los cristales y las paredes llenos de fotos de platos combinados?

09

Por Sam McCloud 14:14 - 03.07.2020

¿Y quién paga el pato de que muchos cacereños evitemos bajar a la Plaza por culpa de estos acosadores? El pequeño comercio de San Antón, San Pedro, Pintores y aledaños, que están en el peor momento que recuerdo desde que hace más de cuarenta años me vine a vivir a Cáceres.

08

Por Jota Jota 13:48 - 03.07.2020

...Torremolinos... o Benalmádena, como apuntaba ayer un cateto que no ha viajado más allá de la Costa del Sol o como mucho Matalascañas.

07

Por Skeptik 12:50 - 03.07.2020

Y el acoso de cierta empresa de visitas guiadas a los turistas desde que se bajan en Galarza hasta que llegan al arco de la estrella. Una imagen horrorosa, para no volver, vamos. Y encima sin respetar la distancia de seguridad y abordando a la gente de cualquier manera. Ese es el turismo de calidad que queremos en Cáceres. Esto parece Torremolinos.

06

Por PePe. 12:04 - 03.07.2020

Los liberales pidiendo regularización del mercado? O la señora de ciudadanos no se ha enterado de los principios de su partido o su partido se ha pasado de la línea liberal o estamos ante el ejército de Pancho Villa?

05

Por Ciudadano Libre 10:43 - 03.07.2020

Por cierto , el comentario donde se menciona el caso de Guadalupe es cierto. Ha llegado a ser agobiante, así que, primero, uno evita ir, por muy maravilloso que sea el monasterio. Pero si uno va, se organiza para que la hora de comer le llegue en otra localidad con menos acosadores por metro de acerado.

04

Por Ciudadano Libre 10:39 - 03.07.2020

La verdad, es que están echando a los cacereños de la Plaza y de la parte antigua. Un paseo tradicional era ir por Cánovas, bajar por Pintores y acabar en la Plaza Mayor o, incluso, entrar a dar una vuelta por Santa María, por San Mateo...Pero la pesadez de estos elementos hasta convertirse casi en una coacción, ha hecho que ya mucho antes del virus, uno haya dejado de ir para allá y buscarse zonas con mejor calidad, menores precios y menos agobios. Hubo, hace años, problemas con yonquis y prostitutas en esa zona, que se limpió...ahora esto recuerda esos tiempos. Eso sin hablar de que en verano, sentarse en una terraza era tener asegurado que tres o cuatro de una nacionalidad que no se puede decir, te incordiaran para pedir. Si esto es el turismo que se quiere fomentar, aviados vamos.

03

Por silosenotvoto 9:45 - 03.07.2020

Que pesadez y pena. Mientras la ciudad dependa de esta tecnología punta, arreglados vamos.

02

Por cacereño97000 9:21 - 03.07.2020

Que busquen turistas si quieren, como residente es una pesadez que aún viéndote 100 veces te sigan dando la tabarra. Y particularmente en cualquier lugar que viaje si se acerca un relaciones públicas de algún local automáticamente me deja de interesar ir a ese sitio, no suelen ser los mejores lugares, si un negocio lo hace bien y funciona bien no necesita esta forma de atraer clientes. Un ejemplo es Guadalupe, mil relaciones públicas y la oferta cara de mala calidad, siendo un simple pueblo. Nunca como allí.

01

Por predicador666 8:59 - 03.07.2020

Lógico que los restaurantes manden a sus relaciones públicas a buscar clientes ,si yo tengo un restaurante busco el bien de mi negocio y no el de al lado y haré lo que sea para seguir funcionando ,lo que deben hacer los demás es defender lo suyo y no escudarse en leyes que saca papá Ayto.