+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

"Cuando sales a pedir a la calle es porque ya no hay otra opción"

Fidel Marcial pide limosna hace 2 años y lo cuenta a este diario

 

Fidel Marcial, con su trozo de cartón con el que pide desde hace dos años. - Foto: FRANCIS VILLEGAS

SIRA RUMBO
08/11/2013

Fidel Marcial (diciembre, 1948) es ya un conocido de la avenida de España. Se nota porque al día le saluda más de una decena de personas; él les devuelve una sonrisa. Hace dos años que permanece horas sentado en un portal junto a la sede de la Seguridad Social pidiendo limosna, dice que lo hace porque "ya no había otra opción".

Trabajaba en la construcción pero tuvo que dejarlo tras sufrir una operación de garganta que le dejó sin voz, por lo que cobra una pensión no contributiva por incapacidad de 340 euros. Vive en un piso compartido, donde paga un alquiler de 200 euros; las cuentas no le salen. "Con 65 años no puedo buscar trabajo, pero necesito comer. Esta es la única opción", asegura escribiendo las palabras en un papel porque su voz no se escucha.

Pide dinero, comida e incluso cortinas o mobiliario para su casa, casi sin amueblar. Se sintió extraño la primera vez que se sentó en una acera, pero ahora es algo habitual en su vida; se ha fijado un horario para estar en la calle: de 9 a 13.30 y de 16 a 19 horas, "ya no noto ni el frío ni el calor", señala Fidel, que no se siente pobre ni desgraciado, "soy feliz, no queda otra", insiste. Su ojos llorosos cuando recibe una moneda, su mirada y su sonrisa lo confirman.