+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

balance del 2020

Cultura: año cero

El sector resiste tras un año marcado por las cancelaciones, las restricciones y la incertidumbre. Womad, la gran cita, cuenta con presupuesto pero sigue pendiente de la evolución de la pandemia

 

Un momento durante el rodaje de la serie ‘Glow and darkness’ en la plaza de Santa María de Cáceres. - FRANCIS VILLEGAS

Gema Guerra Benito Gema Guerra Benito
10/01/2021

Si hay un pilar en el que se fundamente la capital cacereña ese es su carácter cultural. Como cada año, la ciudad anunciaba sus principales fechas cerradas pero en marzo la crisis sanitaria paralizó todo. Sin duda, el cultural ha sido uno de los sectores más afectados por las consecuencias de la pandemia ya que, aparte de sufrir una oleada de cancelaciones repentinas, la nueva normalidad ha obligado a reinventarse y adaptarse a las nuevas medidas de seguridad que garanticen la seguridad. Aún así, y sumido en un panorama de incertidumbre motivada en primer lugar por la cuestión sanitaria y en segundo por la paralización de la actividad económica, ha conseguido llevar a buen término algunas de sus encuentros más esperados por los cacereños y ha sorteado las restricciones de aforo y la inquietud generalizada en todos los sectores.

Teatro: el festival Clásico, un superviviente

El festival clásico de Cáceres es la única fecha de las grandes del teatro en la ciudad que puede presumir de haberse celebrado en 2020 salvando las distancias con respecto a años anteriores. Aunque se aplazó de junio a septiembre y se condensó en dos semanas su programación en lugar de las cuatro habituales mantuvo la plaza de las Veletas como espacio. Con aforos restringidos y distancias de seguridad entre butacas, el Consorcio Gran Teatro, organizador de la cita, conservó gran parte de los montajes previstos para su edición con factura regional y nacional y prácticamente la totalidad de las butacas vendidas. No obstante, el sector del teatro se mantuvo activo durante la cuarentena y protagonizó varios vídeos para apelar al futuro de la profesión tras la oleada de cancelaciones. Ya con el estado de alarma, el Gran Teatro y la Nave del Duende, dos de los escenarios principales para la escena cacereña han reabierto sus puertas y mantienen ya su programación habitual y han ofrecido funciones con límite de público y medidas de seguridad. Para 2021, la bombonera anuncia una pieza del Centro Dramático Nacional ‘Divinas palabras’ (16 de enero), la obra protagonizada por Imanol Arias ‘El coronel no tiene quien le escriba’ (5 de febrero) y la adaptación de la obra de Lorca ‘La pasión de Yerma’, protagonizada por María León (20 de febrero), entre otras.

Danza: el baile resiste en la ciudad monumental

La danza también ha sido otro de los ámbitos que ha conseguido sortear a la pandemia este año. El festival DZM, organizado por la asociación Cultural Aula de Danza ha aprovechado en esta edición los espacios exteriores de la plaza de San Jorge para ofrecer una muestra de talento nacional con formato reducido. La cita que nació en 2001 extendió debido a la situación actual su programa en cuatro meses, de septiembre a diciembre en lugar de los diez días habituales y concluyó con una exhibición de varias de las obras de bailarines y bailarinas locales en el Gran Teatro.

Música: cancelaciones y nueva fecha para Womad

El sector de la música en directo sin duda ha sido uno de los más afectados este año con la cancelación de todas las fechas previstas con grandes aforos. Irish Fleadh fue el primero en anunciar su suspensión. Detrás, el festival de Blues, Horteralia y Europa Sur sin fecha y Extremúsika anunció su aplazamiento a octubre de 2021. Solo resistió la embestida Amex, que cambió su ubicación al auditorio del Parque del Príncipe y con aforo reducido. El buque insignia de la música en la región, el festival Womad también anunció su aplazamiento a la primavera de este año. De hecho, tras la reunión que ha mantenido el consorcio Gran Teatro esta pasada semana, el ayuntamiento y la Junta ya consignan partidas presupuestarias para que el festival multicultural tenga lugar el próximo año, aún así, la administración se muestra prudente y aguardará a la evolución de la pandemia en los próximos meses.

Cine: una ‘ola’ de rodajes con mascarilla

Por paradójico que pueda parecer, para el cine en Cáceres 2020 no ha sido un mal año en cuanto a rodajes en la ciudad. El sector sí vio paralizado su cartelera de estrenos y de grabaciones pero en tan solo unos meses y con un protocolo estrictos de pruebas rápidas y una equipación de mascarillas, la capital cacereña ha conseguido ser escenario para series, gran pantalla y televisión. Curiosamente en marzo, unas semanas antes de que se declarara el estado de alarma en el país, las salas de cine estrenaron la cinta ‘Invisibles’ de Gracia Querejeta, que se grabó en 2019 en el Parque del Príncipe
Ya tras la pandemia y con la nueva normalidad recién inaugurada, la plaza Mayor y exteriores de Santa María y San Jorge acogieron el rodaje de uno de los capítulos de Masterchef que ha emitido en la última temporada y que contó con Toño Cruz, el chef de Atrio. En este caso, las aglomeraciones en las inmediaciones de la plaza generaron polémica y provocaron reacciones por futuros rodajes que albergó el casco histórico y que a partir de ese momento se blindaron al público. Semanas después, el productor José Luis Moreno, presentó precisamente en Atrio su nuevo proyecto ‘Glow and Darkness’, una serie de época que caracterizó la almendra histórica como la ciudad de Asís.
A lo largo de la nueva normalidad también la ciudad, ya fuera del recinto histórico ha albergado rodajes de cortometrajes en julio como el de ‘El amor amenazado’ del director Héctor Herce, que eligió el barrio de Llopis para ambientar la España de los años 70. En agosto, fue el turno de ‘Ella y la oscuridad’ dirigido por Daniel Romero y producido por el extremeño Rubin Stein.

Artes plásticas: exposiciones con aforo reducido

Las artes plásticas han sabido adaptarse a la nueva normalidad. En el caso de las salas de exposiciones, se han adaptado los aforos para evitar aglomeraciones. En este momento, la sala El Brocense expone una muestra de los seleccionados en los premios de artes, Pintores 10 muestra reinterpretaciones de Los Ángeles Malos y la fundación Mercedes Calles alarga la exposición de obras de Dalí. Mientras tanto, la ciudad aguarda la apertura del nuevo museo Helga de Alvear que posicionará a Cáceres como meca del arte.