+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL INVESTIGADO HA RECONOCIDO LOS HECHOS Y HA ALCANZADO UN ACUERDO CON EL MINISTERIO FISCAL DE LA PENA A CUMPLIR

Dos años de prisión para el exgerente del matadero por fraude a la Seguridad Social

Durante los cuatro años que fue adjudicatario no pagó las cuotas de los empleados ni la de autónomo. Entre multas e indemnizaciones deberá pagar casi 785.000 euros. De no hacer frente podría ingresar en prisión

 

Imagen del juicio esta mañana en la Audiencia Provincial de Cáceres. - S. R

Sira Rumbo Ortega
04/11/2019

La Audiencia Provincial ha condenado este lunes al que fuera gerente del matadero municipal entre el año 2014 y el 2017, Clemente C. S., a dos años de prisión por un delito contra la Tesorería General de la Seguridad Social. Se le condena por no abonar durante esos cuatro años las cuotas de los trabajadores ni la del régimen de autónomo. Consiguió la adjudicación del matadero por concurso público a través de la empresa Agrupación Cacereña de Industriales de la Carne, de la que él era el único administrador y el encargado de realizar todas las gestiones relativas a la contabilidad y a las obligaciones fiscales. No consta, por tanto, que el resto de miembros del consejo desarrollasen gestión alguna y que interviniesen en los hechos por los que se le ha juzgado. La condena se extiende por tanto también a esta mercantil que él gestionaba.

En realidad la sociedad se hizo cargo del matadero municipal desde que se pusiera en marcha, en el año 2001, pero entonces estaba gestionada por otros administradores. En el año 2014 la Junta de Extremadura decretó el cierre de las instalaciones debido a las deficiencias y por la acumulación de deudas con Hacienda y la Seguridad Social, que superaban los 150.000 euros. La única salida que encontró entonces Acicar fue venderla a uno de sus socios Clemente C. S. (y ahora acusado) a un precio simbólico (39 céntimos), con el convencimiento de que se haría cargo de las deudas. No fue así porque dos años después Hacienda embargó a los antiguos socios, que le denunciaron.

Por lo que se le condena ahora es por lo que defraudó justo después de que se hiciera cargo de la Asociación de Industriales de la Carne, es decir entre 2014 y 2017, tiempo en el que también gestionó el matadero (dejó la concesión en agosto del 2018). Según reconoció ayer ante la sala en ese periodo no presentó ninguna documentación relativa a la cotización de sus empleados a la Seguridad Social, lo que llevó a contraer una deuda de 251.345 euros. A lo que se suman otros 15.129 euros más, que son los que debe al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) porque tampoco abonó las cuotas correspondientes.

La investigación se inicia precisamente ante las sospechas de la Seguridad Social de que las declaraciones que presentaba el acusado no se correspondían con los trabajadores que tenía en plantilla y con las transacciones que realizaba a través de la empresa. Lo hacía con la pretensión de ocultar gran parte de los movimientos laborales, ventas e ingresos que realizaba a través de la Agrupación Cacereña de Industriales de la Carne. Ante estas anomalías la Seguridad Social optó primero por requerir a Clemente C. S. toda la documentación que faltaba así como los datos de contabilidad de la empresa, pero desoyó las peticiones.

Así los inspectores practicaron una exhaustiva investigación a través de la que se pudo comprobar que la mercantil no presentaba las cuentas anuales desde el año 2008, a pesar de que continuaba con su actividad normal teniendo trabajadores dados de alta y llevando a cabo ventas de cantidades importantes. No ha colaborado además con la investigación, ocultando datos que se le han venido solicitando por lo que hasta el momento ha sido imposible el embargo de sus bienes. Todo ello ha llevado además a que la Seguridad Social le haya abierto un expediente por “obstrucción” a la actuación de tanto de la Inspección de Trabajo como de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Este lunes tenía que haber sido juzgado en la Audiencia Provincial de Cáceres pero finalmente la vista no se ha llevado a cabo al reconocer el acusado los hechos y alcanzar un acuerdo con el Ministerio Fiscal en cuanto a la pena a cumplir. Así será condenado a dos años de prisión (la Fiscalía le pedía cuatro años por lo que, a través de este acuerdo, ha conseguido eludir la cárcel) y a pagar entre indemnizaciones y multas casi 735.000 euros. En concreto la multa asciende a 517.819 euros (266.474 euros impuestos a él como persona física y el resto como responsable jurídico de la Agrupación Cacereña de Industriales de la Carne). A esto se suma la responsabilidad civil que asciende a 266.474 euros que deberán pagar tanto él como su mercantil de manera subsidiaria tanto a la Tesorería General de la Seguridad Social por las cuotas no pagadas tanto de los trabajadores como al régimen de autónomo.

La indemnización la abonará en cinco años a razón de 4.421 euros mensuales. En caso de considerarse insolvente para hacer frente a las multas, se le aumentará en 45 días la pena de cárcel, lo que podría conllevar su entrada en prisión. Además no podrá obtener subvenciones o ayudas públicas o gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante once años.