+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Pilar García Mostazo, LOGOPEDA Y PROFESORA EN EL GINER DE LOS RÍOS:

"El niño vive hoy en la era de lo visual y la vida auditiva está quedando de lado"

 

Pilar García Mostazo en una de las aulas del Giner de los Ríos - RUFINO VIVAS

ROCIO CANTERO
25/11/2011

La logopeda Pilar García Mostazo despejó ayer en el centro infantil Giner de los Ríos, algunas de las dudas que asaltan a los padres en el proceso de aprendizaje del lenguaje de sus hijos. En una charla, les habló de lo importante que es para los niños que les cuenten cuentos, les canten canciones y las hablen, aunque parezca que no se enteran de nada. La experta reivindica el papel de Los cinco lobitos y el Cu-cu... ¡Tras! .

 

--¿Qué dudas asaltan a los padres respecto al aprendizaje del lenguaje en sus hijos?

--Tienen muchas dudas sobre qué es normal o no. Te preguntan si es normal que no pronuncie un sonido o que haga frases de dos palabras.

 

--La primera palabra de cualquier niño es un momento crucial. Y el hecho de que no llegue genera preocupación en los padres. ¿Cuándo hay que darle importancia?

--Depende del caso. Si el niño tarda en hablar pero se desarrolla con normalidad, no sucede nada. Hay otros indicadores asociados a los que sí hay que darles importancia, como que el niño haya padecido otitis frecuentes, catarros o bronquitis, porque cualquier proceso con mocos que le afecte al oído y no les deje escuchar le puede afectar al habla.

 

--¿Que se retrase el lenguaje?

--Claro, porque en la edad de adquisición de los primeros sonidos no los han escuchado bien y por tanto no pueden repetirlos, que es como se aprende.

 

--¿Y problemas más severos de audición?

--Es muy difícil que una sordera pase desapercibida ahora con el seguimiento médico que hay de los bebés desde su nacimiento.

 

--¿Qué caracteriza a esas primeras palabras?

--Los sonidos más fáciles son la 'be', la 'pe', la 'eme', la 'te'...

 

--Por eso las palabras mamá y papá triunfan.

--Claro (risas). Son muy fáciles para los niños pequeños.

 

--Y a partir de ahí...

--Después una palabra puede dar significado a toda una frase. Como cuando un niño dice "agua" y lo que en realidad quiere decir es: "mamá, dame agua". Después llegan las frases de dos palabras, con palabras de dos sílabas.

 

--¿Cuál sería un ritmo habitual de aprendizaje?

--A los 2 años suele haber un gran despegue del lenguaje. A esa edad se les suele entender en el entorno familiar, aunque muchos se hacen entender también fuera. A los 3 años deben tener un lenguaje para desenvolverse. No es necesario que pronuncien todo correctamente, sino que les entienda alguien más que mamá y papá.

 

--¿Qué papel desempeña el entorno en todo eso?

--Aprendemos el lenguaje por imitación, por lo que lo primero es que tengan un estímulo. Tenemos que hablarles para que puedan imitar. Y tenemos que hablarles correctamente para que aprendan bien. Hay que utilizar un lenguaje cercano, pero sin abusar de los diminutivos o, como al principio solo dicen dos sílabas, todo sera "ito" o "ita".

 

--¿Cómo se les puede ayudar?

--Hablándoles, contándoles cuentos, cantándoles. Hay un repertorio muy amplio, como Los cinco lobitos o el Arre borriquito . Pero hay que hablarles despacio para que puedan ver cómo se producen los sonidos. Y hay que corregirles cuando dicen alguna palabra mal.

 

--¿Hay que reírles las gracietas?

--No, porque si un niño dice una palabra mal es porque no sabe hacerlo mejor. Si nos reímos podemos motivar en el niño un rechazo al habla, o por el contrario que continúe diciéndola mal. Si dice algo mal, hay que repetírsela de forma correcta pero sin reñirle.

 

--Habla usted del valor del cuento. ¿Cuál es?

--Tiene un valor grandísimo, no solo para el lenguaje oral, sino porque si enseñamos a los niños la pasión por los cuentos, desarrollarán la pasión por la lectura.

 

--También habla del valor de los juegos tradicionales en el aprendizaje del lenguaje.

--Tradicionalmente se ha practicado con los bebés juegos como el Cu-cu... ¡Tras! . Aunque parezca algo muy tonto, establece los turnos de palabras, cuando uno dice "cucú" y el niño dice "tras". Son juegos mantenido generación tras generación y son preparadores para los fonemas que usarán en el futuro.

 

--¿Y continúan utilizándose hoy, o se está quedando atrás?

--Lamentablemente lo estamos perdiendo y tiende a desaparecer. Los padres llegan a casa sin tiempo para estas cosas o simplemente piensan que para qué van a hablar al niño si no les entiende. Los abuelos tienen un papel muy importante aquí porque ellos sí que lo siguen haciendo.

 

--¿Hay algo que sustituya a los juegos tradicionales?¿Quizás los famosos Cantajuegos?

--Lo que ellos han hecho en el fondo es recoger las canciones populares que antes se cantaban en el patio o en la calle con los amigos, que es donde los niños aprendían antes estas canciones.

 

--¿Ahora hay más niños con más dificultades para hablar?

--Es que estamos en la era de lo visual y casi toda la información que se le ofrece a los niños es de este tipo. Los cuentos tienen unas ilustraciones fabulosas, en las películas prima la imagen sobre la palabra y la vida auditiva está quedando de lado.