+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REIVINDICAN QUE SE RECUPERE ASPECTO ORIGINAL DEL EDIFICIO EN LA CORREDERA DE SAN JUAN

Los escudos ocultos de los Ovando

La asociación Torres de Cáceres pide recatar los dos blasones escondidos en la fachada de la sede de Acisjf

 

Los dos blasones de la fachada original en 1880. - Asociación Torres de Cáceres

Fachada de la casa de los Ovando-Saavedra, en una imagen sin los escudos. « - sig de cáceres

REDACCIÓN
21/11/2020

«Están ahí mismo, embutidos en la pared, y me encantaría verlos lucir de nuevo en la fachada. Porque una antecesora suya había ordenado darles la vuelta y dejarlos en el mismo sitio, pero «castigados». Nos dijo incluso que había iniciado gestiones para conseguirlo, pero que fueron infructuosas». De esta manera se expresa Corazón Rosado, responsable de Acisjf, sobre la casa de los Ovando Saavedra, edificio en La Corredera de San Juan que alberga la sede del colectivo. Rosado, actual ‘dueña’ del inmueble, responde así a las preguntas de la asociación Torres de Cáceres, que se ha propuesto que es recuperen y salgan a la luz para que los cacereños puedan disfrutarlos de nuevo. Según pone de relieve la asociación, el archivo histórico guarda imágenes del aspecto original de la fachada y el libro de Juan
Ramón Marchena ‘Cáceres en el pasado’ incluye fotografías en el año 1880, en la que se aprecian dos escudos presuntamente pertenecientes a las familias nobles.

Los historiadores ubican las primeras noticias históricas de esta casa en el siglo XV cuando eran poseedores Hernando de Ovando e Inés Álvarez de la Mota. Desde entonces fue pasando por diversos propietarios: Diego de Ovando, casado con Beatriz de Chaves, su hijo Pedro de Ovando Saavedra (1515-1585) casado en 1548 con Lucía de la Rocha, que falleció en 1598. Les sucedió Diego de Ovando de la Rocha Saavedra (15501616) casado con María Briceño de Figueroa y, a ellos, su hijo Pedro de Ovando Saavedra (15701620) casado con Jerónima de Sanabria Holguín, fallecida en 1625. A continuación, sus poseedores fueron Diego Antonio de Ovando Saavedra (1598-1666) casado con Francisca de Vera y Tovar y a ellos, su hijo Diego Ovando Vera y Saavedra, nacido en 1631 y fallecido a principios de 1700, casado con Juana de Valenzuela y Aranda. Hasta llegar al siglo XVIII en que sus poseedores fueron Diego Antonio de Ovando Tovar e Infantas  (1702-1765) casado con Juana de Mayoralgo y Ovando (también de las familias Aldana y Chaves) que en 1761 «reedificaron las casas principales del mayorazgo de los Ovando en La Corredera», según los datos que recoge José Miguel de Mayoralgo y Lodo, Conde de los Acevedos y resume por Antonio Bueno Flores, secretario del Instituto de Estudios Heráldicos extremeño.

En este sentido, la asociación Torres de Cáceres insiste en que «los escudos forman parte de nuestro patrimonio histórico con la categoría de Bien de Interés Cultural» y defiende su valor «como atractivo turístico» para vecinos y visitantes. Propone por tanto conseguir los medios necesarios para realizar las obras que los «dos magníficos ejemplares del siglo XVIII» vuelvan a ver la luz.