+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CIERRA EL EDIFICIO QUE HA ESTADO 135 AÑOS LIGADO A LA SANIDAD CACEREÑA. AHORA DIPUTACIÓN DEBE DECIDIR SOBRE SU FUTURO

Fin al Virgen de la Montaña

Ayer se trasladaron las consultas de Alergología y pruebas funcionales, las últimas que quedaban. La Junta baraja el inmueble de Reyes Huertas para trasladar el PAC, único servicio abierto en el Provincial

 

Los pasillos de Geriatría, vacíos y sin luz. - FOTOS: ANTONIO MARTÍN

SIRA RUMBO caceres@extremadura.elperiodico.com CÁCERES
26/10/2019

La primera vez que se habló de la posibilidad de cerrar el hospital Nuestra Señora de la Montaña fue en el año 2002, cuando se anunció que Cáceres tendría un nuevo complejo hospitalario. Han tenido que pasar 17 años para que sea una realidad y desde ayer el histórico edificio permanece cerrado a cal y canto. A primera hora de la mañana recibió a los últimos pacientes y durante el día se llevó a cabo el traslado de las consultas de Alergología y pruebas funcionales, las únicas que aún quedaban en el inmueble y que desde el próximo martes se prestarán en el San Pedro de Alcántara (el lunes no se ha citado a ningún paciente para colocar todo el material y organizar las dependencias). Estarán ubicadas en la primera planta, en la antigua sala de lactancia y aislados.

La mudanza ha durado nueve meses. Los primeros traslados se llevaron a cabo cuando abrió el nuevo hospital, a finales del mes de enero. Allí, según recuerda la directora médica que se ha encargado de coordinar el cierre, Cristina Martín, se llevaron la mayor parte de las consultas externas (Cirugía Plástica, Endocrino, educación diabetológica, Ginecología, Otorrino y Urología). Solo quedaron Alergología y pruebas funcionales, que se trasladaron ayer al San Pedro de Alcántara, y Medicina Interna, que se fue hace dos semanas. Era necesario mantener esta última en el Provincial para dar servicio a posibles urgencias que pudieran surgir de las plantas de Geriatría y la Unidad de Psiquiatría, que todavía permanecían en el edificio.

El siguiente paso fue la mudanza de las plantas de hospitalización. Primero Geriatría, que por el momento está ubicada en la octava planta del San Pedro de Alcántara, aunque su destino definitivo es la antigua Ginecología, en lo que era el materno infantil. Este espacio está siendo actualmente reformado para adaptarlo a personas con movilidad reducida. Después se trasladó la Unidad de Psiquiatría, a la antigua planta de Tocología, también en lo que era el materno infantil.

PASILLOS OSCUROS Y VACÍOS / A mediodía de ayer la imagen del Hospital Provincial era de un edificio casi fantasma: largos pasillos vacíos y plantas con las luces apagadas y casi sin mobiliario. La puerta principal permanece además cerrada con llave. Sí tuvo actividad por la tarde, cuando abrió el Punto de Atención Continuada (PAC) que es el único servicio que todavía permanece en este hospital (abre de lunes a viernes de 15.30 a 08.00 horas y las 24 horas los fines de semana y festivos). No se trasladará hasta que la Junta de Extremadura encuentre un espacio adecuado. En estos momentos se baraja instalarlo en el antiguo edificio de Bienestar Social, en la calle reyes Huertas, cuyas dependencias están siendo ahora analizadas. El Ejecutivo autonómico quiere que se sitúe en un sitio céntrico, como está actualmente. Ya se han descartado otros espacios como los centros de salud Manuel Encinas y San Jorge, por falta de espacio.

Con el cierre del Nuestra Señora de la Montaña se pone fin a un edificio con 135 años de historia. Siempre dependió de la diputación porque desde que se crearon estas instituciones, en el siglo XIX, se convirtieron en las responsables de las políticas de salud y beneficencia que había desarrollado hasta entonces la iglesia. Aunque el Virgen de la Montaña no fue el primer hospital de la capital cacereña. En 1841 se abrió uno anterior de manos también de la diputación en el antiguo convento de San Francisco. Se denominó Hospital General Civil.

No fue hasta 1884 cuando comenzaron las obras para abrir el del paseo de Cánovas. Costó 71.876 pesetas. Fue la mayor obra del siglo XIX y el primer hospital público dotado de personal y de recursos adecuados. En suma, el primer hospital moderno, aunque arrastró deficiencias desde su inicio (desde 1914 ya se hablaba de su mal estado). En los años 80 se acometió la que fue la mayor rehabilitación desde que se levantó. En 1990 pasó a depender del Insalud, y años más tarde del Servicio Extremeño de Salud, cuando se hizo el traspaso de competencias sanitarias a las comunidades autónomas.

Hoy en día es un edificio céntrico pero por aquellos años estaba situado a las afueras de la ciudad porque los centros sanitarios debían alejarse de los cascos urbanos para evitar contagios. Entonces solo existían otros tres edificios en esta zona de la periferia, llamada ‘las afueras de San Antón’: las Hermanitas de los Pobres (1885), el Parador del Carmen (finales XVIII-principios XIX) y la estación de tren (1881).

Ahora tendrá que ser diputación la que decida sobre su futuro. De momento ya hay ofertas sobre la mesa: Un geriátrico, un centro comercial, un hotel de lujo o un espacio para dinamizar la cultura y la juventud. Hasta que se tome esa decisión la institución provincial pondrá vigilancia privada para evitar que el edificio sufra actos vandálicos.

 
 
4 Comentarios
04

Por logrosan 21:30 - 26.10.2019

es país para viejos

03

Por ElPex 15:59 - 26.10.2019

Sería un desastre que pongan un jeriátrico. Sería lamentable. Un edificio de oficinas para lograr que se instalen empresas y puedan teletrabajar personas, podría tal vez ayudar a dinamizar, en vez de enviar al embarcadero a las minas las oficinas para emprendedores.

02

Por Sam McCloud 14:47 - 26.10.2019

Y ancianos también tenemos más que suficientes en Cáceres, somos una ciudad de y para viejos.

01

Por Por aliano 13:35 - 26.10.2019

Centros comerciales y hoteles ya tenemos en suficientes en Cáceres . Ahora toca rehabilitarlo y hacer un residencia geriátrica, pero que redunde en beneficio de las personas mayores y con menos recursos económicos.