+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hay problemas con...

Antihipertensivos, antiarrítmicos o parches para el dolor se incluyen en el largo listado ahora en carestía de la Agencia Española de Medicamentos

 

Cuando un medicamento tiene problemas de suministro, su desabastecimiento suele durar aproximadamente mes y medio (si no se repite), según los datos del primer informe semestral de 2018 realizado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. El 64% de los casos quedaron resueltos dentro del mismo semestre. El resto se prolongó...

En estos momentos, la página de dicha agencia, incluida en la web del Ministerio de Sanidad, registra la existencia de 433 presentaciones de productos con problemas de suministro, unos menos frecuentes y otros de amplio uso, por ejemplo varios formatos de ácido acetilsalicílico, ‘Trankimazin 0,25 mg. comprimidos’, ‘Gine-canesten 100 mg. comprimidos vaginales, 6 comprimidos’; ‘Dalsy 40 mg/ml suspensión oral, frasco de 150 ml.’, ‘Pantomicina 250 mg. granulado para suspensión oral en sobres, 12 sobres’, o ‘Buscapina 10 mg. comprimidos recubiertos, 500 comprimidos’. Cabe destacar que estas mismas marcas o principios pueden tener a la venta otras presentaciones.

Entre el medio centenar de medicamentos que más se echan en falta en las farmacias cacereñas, por haber sido siempre de dispensación frecuente, los hay de todo tipo según explican desde el Colegio de Farmacéuticos de Cáceres. Durante mucho tiempo se ha visto afectado ‘Adiro’, un antiagregante plaquetario que hace más líquida la sangre, muy utilizado como fármaco de mantenimiento por personas que han tenido un accidente cardiovascular. «Ahora parece que comienza a recuperarse», explican los profesionales. También se han registrado problemas con medicamentos hipertensivos (como ‘Adalat’) y prescritos para la circulación, y se siguen produciendo por ejemplo con ‘Apocard’, que es un antiarrítmico para controlar el corazón. Además, hay retrasos con ‘Cardurán’ o ‘Algipatch’, que son parches contra el dolor.

‘Airtal’, con actividad antidolorosa, antiinflamatoria y antirreumática, y ‘Dalsy’ (ibuprofeno), muy conocido por todos los que tienen hijos, también han experimentado retrasos en el suministro a las farmacias. El antiepiléptico ‘Keppra’ ha tenido la misma suerte. Otros fármacos muy utilizados como ‘Neobrufen’ (ibuprofeno), ‘Primperán’ (naúseas y vómitos) o ‘Uralyt Urato’ (cálculos renales) han sufrido desabastecimientos en los últimos tiempos.

Uno de los mayores problemas se ha producido con el valsartán (principio activo que trata la hispertensión arterial). El pasado 5 de julio, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios informó acerca de la detección de NDMA, impureza probablemente carcinogénica, en el principio activo valsartán fabricado en un laboratorio chino, lo que ha obligado a retirar y revisar todos los medicamentos de esa procedencia que contienen dicho principio. En agosto se detectaron otros niveles bajos de la impureza N-Nitrosodimetilamina en algunos lotes también de valsartán, fabricados por una compañía china, igualmente retirados.

Valsartán ha sido uno de los mayores trastornos para las farmacias, que no obstante, con la debida prescripción médica, han ido sustituyendo estos lotes por presentaciones alternativas que sí están disponibles.