+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA MODIFICACIÓN DE LA ORDENANZA PARA EXIMIR DEL ABONO DE LA TASA EN 2021

El impago por terrazas salva su último trámite

El ayuntamiento desestimará la única alegación contra este cambio de la normativa. Se alega que es una decisión arbitraria al perjudicar a los que no pueden tener terraza

 

Terrazas este verano en la calle San Pedro de Alcántara. - SILVIA S. F.

El ayuntamiento desestimará la alegación presentada contra la modificación de la ordenanza fiscal de las terrazas para eximir de su pago durante el año 2021. La reclamación la presentó un particular y en los informes jurídicos que responden a la misma se propone que se desestime. Aunque esta modificación de la normativa fiscal aún no es definitiva, al menos no lo será hasta dentro de una semana, sus efectos ya se están aplicando con carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero.

Entre otros argumentos, el alegante expone en su reclamación que la exención generará un perjuicio a otros empresarios del sector (los que no pueden instalar terrazas), que no se pondrán beneficiar de la exención y que verán reducida su competitividad. El argumento es que se incumple el principio de igualdad «que debe regir todo el sistema impositivo». En esta alegación se cita jurisprudencia del Tribunal Constitucional sobre la obligación del legislador, en este caso el ayuntamiento, de dispensar el mismo tratamiento a quienes se encuentren en situaciones jurídicas iguales. En este sentido se reitera que en este caso se produce una arbitrariedad porque se están aplicando una serie de beneficios a favor de «un reducido grupo de hosteleros para los que la tasa de terrazas supone un porcentaje mínimo de sus ingresos, mientras que a otros empresarios y autónomos se les coloca en una posición de desigualdad sin beneficio fiscal alguno».

CONTESTACIÓN / Entre los argumentos de su contestación a esta alegación, los servicios jurídicos del consistorio consideran que no se está con esta exención ante «un supuesto de desigualdad con rango discriminatorio» debido a que la exención se proyecta «con carácter temporal» y sobre un determinado número de usuarios «a los que se da el mismo trato fiscal». Se responde por los servicios jurídicos que la disposición transitoria que se introduce en la ordenanza para la exención del pago de la tasa «no puede subsumirse en ningún supuesto de discriminación positiva no ajustada a derecho».

La suspensión de esta tasa es el principal acuerdo fiscal adoptado el pasado año por la corporación local. No ha habido más. Su eliminación dejará al ayuntamiento sin unos ingresos aproximados de entre 200.000 y 220.000 euros en los presupuestos de 2021.