+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

También deberá indemnizar con 3.750 euros por las lesiones a la víctima

Un Juzgado de Cáceres condena a un hombre a más de cárcel por robo con violencia

 

Acceso a los juzgados de Cáceres, en una imagen de archivo. -

EFE
14/03/2019

El Juzgado número 2 de lo Penal de Cáceres ha condenado a un hombre a más de cuatro años de prisión por un delito de robo con violencia y otro de lesiones, ya que su víctima estuvo dos meses incapacitada a consecuencia de las agresiones que sufrió.

La sentencia, de conformidad con las partes, le condena dos años y un mes de cárcel por el primero de esos delitos y a otros dos años por las lesiones.

El condenado tiene prohibido la comunicación por cualquier clase de medio y el acercamiento a una distancia inferior a 200 metros de su víctima por un tiempo de seis años.

Además deberá pagarle, entre otras cantidades, una indemnización de 3.750 euros por las lesiones y los días de curación e incapacidad.

El condenado, que no cuenta con antecedentes, práctica la disciplina deportiva del Kick Boxing, que aúna el boxeo y las artes marciales, en la que está federado.

En septiembre de 2018, tras seguirle a su víctima por la calle, que estaba en aparente estado de embriaguez, le abordó sorpresivamente por la espalda, sujetándolo fuertemente del cuello y realizándole una maniobra conocida como "mata león".

Así, consiguió aturdirle, al impedirle respirar, y le tiró violentamente al suelo, donde le propinó varios puñetazos y patadas en la cabeza.

A continuación le registró los bolsillos del pantalón y se apoderó de una cartera con documentación, tarjeta bancaria y 30 euros en metálico, un teléfono móvil y un juego de llaves.

Una vez obtenido lo que pretendía, y a pesar de hallarse semiinconsciente y sangrando, el acusado volvió a propinarle puñetazos y patadas en la cabeza.

Posteriormente, cerca del lugar de los hechos, abandonó el juego de llaves y el teléfono móvil, que fueron recuperados.

A consecuencia de la agresión, la víctima sufrió politraumatismos con múltiples contusiones craneales y faciales, cefalohematoma frontotemporal, epistaxis, fractura en ambos labios, herida en el pabellón auricular izquierdo, contractura cervical postraumática intensa, erosiones en ambas rodillas y un cuadro de ansiedad postraumática.

En total estuvo 62 días en tratamiento e incapacitado para realizar sus tareas habituales.

El acusado se halla en prisión preventiva por estos hechos desde el 23 de septiembre de 2018.

Las costas de este procedimiento, incluidas las de la acusación particular, se imponen al condenado, según el fallo, que es firme.