+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la experiencia del donante y el sanitario

«La parte cívica es la que impulsa»

 

12/07/2018

El Hospital San Pedro de Alcántara, lugar en el que se realizan las extracciones de sangre, se reserva un ala especialmente destinada a la atención de donantes, donde se recibe una media de 80 donantes al mes. Sandra Chamizo, responsable y enfermera de este área, relata junto a Julián Durán Maestre, donante voluntario, su punto de vista más cercano de lo que es el mundo de la donación.

Según Durán, su motor para animarse a donar es sin duda «la parte cívica que es la que impulsa a realizar esta acción, la concienciación de que realmente la sangre que se dona se puede aprovechar mucho». La sangre se separa y por eso, el destino de los componentes de la misma son muy variados, y pueden estar destinados a muchas acciones. La acción es una, pero los beneficios se multiplican» continúa explicando Sandra Chamizo.

Dentro de lo importante que es realizar esta acción, para los profesionales lo que falla en muchos casos, es la introducción de esa concienciación dentro de la rutina, algo que en muchas ocasiones es difícil compaginar.

«En mi caso particular, que dono dos o tres veces al año aún sabiendo que deberían ser cuatro, mi trabajo y los horarios de este punto en concreto son incompatibles muchas veces», explica Julián. Sandra a raíz de esto, aclara que entre donación y donación se debe esperar un período mínimo de tiempo, que en el caso de las mujeres es mayor debido a la menstruación, motivo que explica que a menudo haya más donantes hombres que mujeres, las cuales, en repetidos casos, después de estar expuestas a todo el proceso de extracción, no consiguen llegar al nivel de hemoglobina suficiente para poder donar.

Ambos hablan de la importancia que tiene la primera extracción para el donante en la idea general que éste se hace sobre el proceso. Para ello se recomienda llegar bien comido e hidratado al lugar de atención y sobre todo, «en el caso de tener una mala experiencia, como un mareo o sangrar un poco más de la cuenta, pensar que está todo controlado, no generalizar y seguir concienciándose».