+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DATOS DE LA POLICIA LOCAL DESDE EL AÑO 2007.

Las denuncias por actitudes incívicas a dueños de perros se duplicaron en 2010

Los agentes de la patrulla verde sancionaron a 40 personas ese año.Llevar al perro sin bozal y no recoger las cacas supone multas de 30 a 300 euros.

 

Una joven pasea a sus mascotas por un parque de Cáceres, sujetas por las correspondientes correas. - Foto:KEYDETH

ROCIO CANTEROROCIO CANTERO 02/08/2011

Las actitudes incívicas de dueños de perros motivaron en el año 2010 un total de 40 sanciones según se recoge en la memoria de la patrulla verde de la policía local. La cifra supone casi la mitad de las multas impuestas por este motivo en los últimos tres años y el doble de las sanciones de la patrulla verde en el año 2009. Entonces 18 dueños de perros fueron multados por no retirar los excrementos de la vía pública, no tener a las mascotas incluidas en el censo municipal o pasearlas sin las sujeciones correspondientes.

En el año 2008, las mismas causas motivaron 15 denuncias y en el año 2007, 22. La cifra de denuncias más abultadas corresponde al año 2010, en el que se duplican, respecto a todos los años anteriores (40). En ese tiempo hubo 95 sanciones por este motivo. Además se sancionó en ese mismo periodo de tiempo a 274 personas por las molestias ocasionadas por sus animales.

LO QUE DICE LA NORMA No tener a las mascotas identificadas en el censo canino, no retirar los excrementos de la vía pública o circular por calles y parques sin la identificación del animal, sin que este vaya sujeto por la correspondiente correa, y sin bozal, en los casos de animales peligrosos, está recogido en la ordenanza municipal como una infracción leve, con sanciones que van desde los 30 a los 300 euros. A ellas se enfrentan desde ayer quienes incumplan alguna de estas cuestiones, dentro de la campaña de sensibilización puesta en marcha por el ayuntamiento, que incluye tareas de concienciación y una aplicación estricta de la normativa para evitar las actitudes incívicas.

La puesta en marcha de esta campaña responde a las quejas expresadas por los vecinos al consistorio en cuanto a la utilización de las mascotas en los lugares públicos; fundamentalmente de espacios como parques y jardines.

No solo habrá sanciones para quienes no cumplan con las normas, sino que además se ha iniciado una acción de concienciación, repartiendo octavillas en las que se informan de los deberes de los dueños de perros.

Entre los puntos sobre los que se incide en ellas, se recuerda que las mascotas deben ir sujetas por la correa correspondiente y que el dueño es el responsable del mismo y quien tiene que recoger las heces del can. La campaña está orientada a mejorar la imagen de la ciudad y también a mejorar la convivencia entre los vecinos.