+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Carmen Heras: «Me he jubilado. No quería que se me viera decrépita en el escenario»

 

Carmen Heras: «Me he jubilado. No quería que se me viera decrépita en el escenario» - FRANCIS VILLEGAS

Ni su paso por la alcaldía de Cáceres ni el ruido en La Madrila. En esta entrevista Carmen Heras, que acaba de jubilarse a punto de cumplir 71 años y en plenas facultades, solo habla de su experiencia como profesora de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura. Se la ve más feliz que nunca, como en aquel tiempo pretérito antes de que el bullicio enturbiara injustamente su mirada.

-¿Por qué estudió Físicas?

-Porque me gustaba. A los 14 años tenías que decidir entre Ciencias y Letras y pensé que las primeras tenían mucho más futuro y eran un poco más curiosas.

-Nació en Zamora capital...

-Mis padres proceden de Los Arribes del Duero, pero nací en Zamora.

-¿Y cómo era Zamora?

-Pequeñita, muy conservadora, muy inercial, con unos grupos muy marcados de personas. Agradable de vivir. Recuerdo una niñez feliz, alegre, tranquila, amigas, colegio, exámenes, paseos, novios... cosas de esas (lanza una carcajada).

-¿Dónde jugaba?

-En un par de parques, uno el de San Martín, que ya no está igual porque han hecho un párking debajo. Allí nos llevaba mi madre todas las tardes, a jugar y a merendar. El otro es el que rodea el castillo de Doña Urraca. Lo llaman el parque del Castillo, y es muy verde, con muchas plantas distintas.

-Tiene una plaza muy bonita...

-Zamora tiene una plaza Mayor que no es muy grande, pero con mucho aroma. Tiraron unas casas cercanas a la iglesia de San Juan, de las más clásicas de Zamora, y queda todo alrededor de ella, con el ayuntamiento nuevo, el ayuntamiento viejo, y establecimientos hoteleros.

-Hay mucha policía local...

-Es que el ayuntamiento viejo es la sede de la policía local, y es el lugar donde ellos paran.

-Sí. Es una ciudad donde da la sensación de que hay más policías locales que vecinos...

-Hay bastante policía local, pero bueno, también hay gente (vuelve a carcajear).

-¿Cómo fue esa carrera?

-Éramos muy pocas mujeres, era una carrera de hombres. Desde el punto de vista curricular era una carrera muy difícil. De hecho, en 2º mucha gente se cambiaba. Tiene una parte muy importante de Matemáticas porque es el fundamento de todas las teorías físicas, y por eso tienes que tener una base matemática y manejarla. Había unas cribas impresionantes, los profesores eran catedráticos de la vieja hornada, serios, rigurosos. La recuerdo a la vez como llena de retos y de curiosidad por acceder, por llegar, por superar... Tuve grandes amigos allí.

-¿Y cómo era Valladolid?

-Una ciudad que no solamente tiene universidad, sino fábricas y hay una vida industrial, y eso se ve en el comercio, en la cultura. Y todo ello intenté exprimirlo lo más posible.

-Hasta que llegó a Cáceres...

-Terminé la carrera y había mandado cartas para pedir puestos de trabajo, entonces me llamó Daniel Serrano, que era catedrático de Matemáticas de la antigua Escuela de Magisterio, y me dijo que si quería, tenía una plaza para dar Matemáticas. Le pregunté: «¿Pero usted cree que yo estoy capacitada?». Y respondió: «Usted está perfectamente capacitada habiendo hecho Físicas». Así que le debo mi primer trabajo a Daniel Serrano, que era un hombre muy serio, muy riguroso, un gran matemático, muy valioso tanto desde el punto de vista profesional como personal. Empecé como interina y como empieza todo el mundo: con un cierto titubeo, pero le fui cogiendo cariño a las Matemáticas y terminé aprobando las oposiciones.

-¿El primer día que entraba en clase qué decía a sus alumnos?

-«Buenos días, me llamo Carmen Heras y les voy a dar clases de Matemáticas, una ciencia que les permitirá desarrollar el pensamiento».

-¿Ha suspendido a mucha gente?

-Cuando empecé, como venía de una carrera estricta donde no se regalaban los aprobados, intentas imitar lo que has vivido; de manera que los primeros años fui bastante estricta, después fui entendiendo lo que ahora creo: que en unas décimas, en un Notable, no está la sabiduría. Lo importante es que una persona sea honrada consigo misma, sepa en lo que está embarcada.

-¿Tienen algo que ver las Matemáticas y la Física con la vida?

-Mucho. Llegué en los últimos años del franquismo, y la universidad se estaba moviendo. Había mucha gente joven, una ebullición, aunque no se podían leer ciertos libros o ver determinadas películas, pero la gente viajaba, se iba a Suiza, a Francia a la vendimia para sacarse un dinero para la matrícula. Y estas personas traían en las maletas libros que no podíamos comprar aquí. Los jóvenes no solo hablaban de fútbol, de moda, de chicos o de chicas sino de la situación política; había una conciencia muy clara forjándose. En ese contexto importaba la carrera, los aprobados, pero también la conciencia social, y sobre todo el creer que las nuevas generaciones tenían algo que decir en la evolución de España. Y eso surgía sin que nadie te adoctrinara. ¿Y qué tiene que ver la ciencia con la vida? La Matemática te organiza el entendimiento, te hace lógica, te ayuda a enhebrar los conocimientos, y la Física te explica desde la racionalidad por qué suceden las cosas, te explica el mundo.

¿Y si te explica el mundo, te explica también las relaciones amorosas o eso es cosa de la química?

-Dicen que el amor es química porque funcionan las feromonas pero también hay un entendimiento de mentes y pensamiento lógico, equilibrado, sensato, con sentido común, y mirando hacia delante, creyendo en las posibilidades; y ahí, claro, está la Física.

-Cuente una anécdota de clase...

-Tenía clases de 100 alumnos, en aulas muy alargadas, sin micrófono, tenía que chillar mucho. Yo hablaba muy castellana; estaba explicando y veía que los alumnos se reían, y cada vez se reían más. «¿Se puede saber de qué se están riendo, cuéntenlo y así nos reímos todo?», pregunté. Alguien alzó la mano y contestó: «Nos reímos por lo bien que pronuncia usted las eses». Y es que yo venía de Zamora y allí quitar una ‘s’ es un delito de lesa majestad.

-Estuvo 10 años como directora de la Facultad. Habrá visto de todo...

-Sí. Gente cariñosa, tímida, de todo. Algunos con problemas personales y te veías agobiada porque no sabías cómo resolverlos. Chicos que te contaban que eran homosexuales, o chicas que se habían quedado embarazadas y que sus padres eran muy estrictos y no sabían cómo decirlo porque los echarían de casa. Visto ahora parecen cosas que no tienen trascendencia, sin embargo en los 80 eran dramas impresionantes.

-Pero ahora miras a Cataluña, a Franco, la homofobia, el machismo. ¿No éramos más modernos en los 80?

-En algunos casos, sí. Había dos cosas fundamentales: el valor que se le daba a la educación porque el maestro era intocable, era un faro. Había un respeto a la cultura y a la libertad individual.

-¿Ser mujer le causó problemas en la Universidad?

-Jamás. Así como en otros campos, sí he visto situaciones misógenas.

-No hemos venido a hablar ni de política ni de La Madrila, sino de cómo ve usted la educación...

-Las épocas marcan, y en la actual el móvil está sustituyendo a la costumbre de pensar, a la fuerza de la mente y del entendimiento, al impulso de la pasión. Eso conduce a crear pequeños robots que cuando no tienen teléfono se vuelven inquietos. Ahora el profesor tiene que entrar el último en clase porque no lo dejan pasar. O te encuentras que comen una manzana, o un plátano o una bolsa de gusanitos y la arrojan en la papelera que hay junto a la mesa del maestro. O ir en el autobús y que nadie se levante al ver a una persona mayor y ellos siguen sentados porque han pagado su billete. Eso significa que las pautas educativas han cambiado y que la educación familiar va por otros derroteros. Tendríamos que darle una vuelta. ¿El futuro? Una incógnita. Habrá que formar a los jóvenes para que tengan fuerza.

-Tras 46 años se ha jubilado...

-La jubilación me ha llegado de una forma tranquila y serena. Es hora de que deje de hacer esto. Desde el 2011 me vengo analizando muy duramente porque, como los buenos actores, no quería que se me viera decrépita en el escenario. Quería volver donde había empezado y que el círculo se cerrase en la enseñanza. La jubilación ha llegado bien, tengo salud, la cabeza fresca y con muchas ganas de hacer cosas. Todo el mundo dice que es una época maravillosa, así que tengo que creérmelo.

 
 
8 Comentarios
08

Por Marcelo1980 19:34 - 15.10.2019

Jota Jota , yo no soy de VOX. Es más, desde aquí pido públicamente que !!NO HAGAMOS DIPUTADA A LA MALENI NEVADO!!!! OTRA NEVADO CHUPANDO DEL BOTE, NO!!!.Con la señora Elena Alzapiernas de la Asamblea tenemos bastante.

07

Por Jota Jota 19:15 - 15.10.2019

MarceloUltraSur1980, ¿en serio? ¿vas a seguir nombrándome todos los días, venga o no venga al caso, como al Doctor Cardalliaguet y al tal Pepe? Al final va a ser verdad que es una obsesión lo que tú sientes. Y no hace falta que llame fascista a nadie, ya te lo llamaste tú ayer solito con tus vergonzosos comentarios vertidos a mi persona. Eso sí que eran aguas fecales. ¿Qué tal el mitin de Vox en el HOTEL EXTREMADURA? ¿te gustó? ¿o ya ibas gustado de casa como buen fanboy de Abascal? Después te las quieres dar de moderno y moderado aquí, cuando todos saben lo que eres. Tarjeta VIP total.

06

Por pagafiestas 18:48 - 15.10.2019

Ha tenido mucha suerte a última hora; siendo la máxima responsable del Ayuntamiento como alcaldesa, y no habiendo puesto los medios a su alcance (policía local incluida) para acabar con los ruidos de la movida en La Madrila, ruidos que llegaron a afectar a la salud de varios de sus ciudadanos y al bolsillo de otros que malvendieron su vivienda allí, se ha librado de ir a la cárcel en el juicio habido por los meses que la condena contempla. A pesar de todo, me alegro por ella.

05

Por Marcelo1980 16:37 - 15.10.2019

Doña Carmen ?que opinión le merece su partido después que debiéndose haber otorgado a Cáceres o Córdoba la capitalidad cultural se le diera sin merecerlo a San Sebastián por motivos estrictamente políticos relacionados con el fin del terrorismo???

04

Por Marcelo1980 16:34 - 15.10.2019

Señores de EL PERIODICO, permitan opinar en la noticia del mitin de VOX, porque Jili Jili necesita llamar fascista a alguien y le apetece hacerlo ahí. Hombre por favó.

03

Por Xanty 12:19 - 15.10.2019

tendria que tener una plaza con su nombre en san blas (la de arapiles )

02

Por Jota Jota 9:54 - 15.10.2019

Señores de El Periódico: es curioso que ni ayer ni hoy se pueda comentar en el publirreportaje del mitin de Abascal (que llenó un salón de bodas con gente traída de toda la provincia: Losar, Miajadas, etc, hecho fácilmente comprobable en las fotos publicadas por Vox Cáceres en su Twitter). En fin. Otra vez será.

01

Por felipe 1959 8:34 - 15.10.2019

Magnífica personas