+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PERSONAS PROCEDENTES DE DISTINTOS PUNTOS DEL PAÍS RINDEN TRIBUTO AL PASADO DE ALDEA MORET

La mina recuerda a sus mujeres

El encuentro anual que realiza la Asociación Minas de Aldea Moret ha dedicado su octava edición al reconocimiento a las viudas, a través de diversos actos y de una entrañable gala, ayer, en el Gran Teatro

 

Homenaje 8 Acto en memoria de los trabajadores del yacimiento, ayer en la estatuas conmemorativa. - ANTONIO MARTÍN

Isabel Rodríguez se emociona cuando habla de las minas. Llegó al barrio más industrial de Extremadura con solo 6 años, cuando su padre logró un puesto en el yacimiento. Afortunadamente pasó poco tiempo ‘abajo’, en las galerías, porque pronto fue encargado de cargar las vagonetas con el material que extraían de las profundidades. Isabel dejó la casa familiar en la mina Casualidad para casarse con Florentino Lubián, y ambos tendrían cuatro hijos en el poblado minero. También era empleado de la mina, en este caso jardinero de la casa de don Jaime, director de la explotación. Cuando cerró el yacimiento les destinaron a Huelva, pero la familia guarda un amor infinito por el barrio. Una de sus hijas regresó solo para casarse en el paraje que la vio nacer.

Isabel es una de las miles de mujeres de la mina que han ligado su historia a la misma, y que ayer fueron homenajeadas. Ellos bajaban a los pozos, con suerte trabajaban en superficie, pero siempre en tareas duras, muchas peligrosas. Ellas no hacían menos: se quedaban al cuidado de las familias día y noche, estirando los contados recursos, y a menudo realizaban otras tareas para aportar una ayuda a los hogares.

Por todo ello, el encuentro anual que realiza la Asociación Minas de Aldea Moret (AMAM), y que ha celebrado este fin de semana su octava edición, se ha dedicado a reconocer la labor de aquellas mujeres de la mina. «Eran nuestras madres, son nuestras mujeres, si no fuera por ellas, no seríamos nada», declaró Eugenio Cantero, uno de los fundadores del colectivo. La cita ha vuelto a congregar este año a familias llegadas de Madrid, País Vasco, Andalucía o Cataluña, coincidiendo con la festividad de la patrona de los mineros, Santa Bárbara. A la cena de hermandad acudieron el sábado más de un centenar de personas.

El XV Festival Flamenco de las Minas fue el acto central, ayer tarde en el Gran Teatro, donde se homenajeó a las viudas de varios mineros, que recibieron una estatuilla conmemorativa: Catalina Iglesias (esposa de José Alba), Aurora Barrantes (Antonio Cebrián), Dorotea Ramiro (Pedro Díaz) e Isabel Rodríguez (Florentino Lubián). Estuvieron arropadas por las voces de las cantaoras Raquel Cantero, La Kaíta y Tamara Alegre, con Rodrigo Fernández y El Pira (al toque), y Fuensanta Blanco y su grupo de baile.

Por la mañana tuvo lugar el tradicional desayuno y el Homenaje al Minero, ante la estatua que recuerda a aquellos hombres que bajaban cada día al Calerizo. La Asociación Cultural de Folclore Aldea Moret puso voz a entrañables canciones sobre la mina. La cita concluyó con misa y procesión de Santa Bárbara.

   
1 Comentario
01

Por lacarpadeltajo 9:10 - 02.12.2019

Cada día queda menos gente de esta en el barrio. Gente humilde y trabajadora a más no poder. De aquella época solo queda gente mayor, que va muriendo poco a poco, sus hijos se marcharon en cuanto pudieron. Lástima ver en lo que ha quedado el barrio, lástima ver como se pierde la memoria obrera, minera e industrial de esta ciudad.