+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«ESTOY MUY CONTENTA Y SUPONE UNA GRAN OPORTUNIDAD», ASEGURA

Natalia Caballero, la joven cacereña que consigue un contrato de un año

Con solo 21 años forma parte del equipo de 12 empleados de la tienda Álvaro Moreno, instalada en el Centro Comercial Ruta de la Plata. Fue seleccionada por el departamento de recursos humanos de la firma de ropa tras superar un proceso de selección

 

En el trabajo 8 Natalia Caballero Breña, ayer en la tienda del Centro Comercial Ruta de la Plata. - MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ

A sus 21 años ha conseguido un contrato por un año en Álvaro Moreno, una de las nuevas tiendas del Centro Comercial Ruta de la Plata. Es esa gran oportunidad con la que sueñan muchos jóvenes de su edad y que al fin se convierte en realidad. Está feliz, no es para menos. Habla con desparpajo mientras dobla a la perfección sobre un estante la ropa que acaba de salir de uno de los probadores. «Es importante para mí y estoy ilusionada», admite ante los ojos de Mercedes Vega, su preparadora laboral en la Asociación Síndrome de Down de Cáceres.

Es precisamente Vega la que cuenta que fue esta empresa de ropa de caballero, la que a través del Departamento de Recursos Humanos, contactó interesándose por realizar un contrato a uno de sus usuarios. «Hicieron una serie de entrevistas mediante videollamada a candidatos que optaban al puesto. La elegida tras el proceso de selección fue ella».

Una risilla se dibuja entonces en el rostro de Natalia Caballero Breña, la mediana de cuatro hermanos (Luis, Raquel y Beatriz), que vive en la calle María Auxiliadora (su padre es cuidador de niños y su madre funcionaria en el juzgado). La de Álvaro Moreno es su segunda experiencia de trabajo, la primera, más corta, la vivió el año pasado cuando estuvo de azafata de congresos en el Complejo Cultural San Francisco.

Humildad

Mientras habla con este diario ella no pierde comba. En Álvaro Moreno coloca los zapatos, dobla la ropa, guarda los folios y las perchas y las deja en el sitio correcto. También atiende al público. ¿Y vendes mucho? «Supongo», asegura entre risas en un signo de humildad que la hace grande. Trabaja de lunes a viernes de 10 de la mañana a dos de la tarde. «El contrato es de un año. Y luego hay opciones de que lo puedan renovar», advierte.

Natalia estudió en la Universidad Laboral. Estuvo en el Servicio de Habilitación Funcional de la Asociación Síndrome de Down, donde se realizan terapias individuales con los alumnos que están cursando sus estudios. Hace un año pasó al Centro Ocupacional, que está en la barriada del Espíritu Santo y al que llegan los chicos que cumplidos los 21 han terminado su formación. Allí reciben una atención grupal y los preparan para obtener un puesto de trabajo, una de las prioridades para los profesionales que trabajan con personas con síndrome de Down.

Fuera del trabajo, a Natalia le gusta pasear con su madre, «hacer gestiones con ella, tomar algo con mi padre, leer, escribir…» y salir con sus amigos, que también están en el Centro Ocupacional, como Jacinto, Luis Miguel, Luisma, María José y Marta. «Vamos al Gran Teatro o a algún concierto», explica. Y es que a Natalia le encanta «la música actual y variada», Sweet California y Antonio José están entre sus favoritos. Es del Real Madrid, una vez fue al Bernabéu y se hizo una foto con un maniquí de Cristiano Ronaldo, desde entonces su jugador favorito es Gerard Piqué, confiesa entre risas y no sin sorna.

Amante de la pizza y de la comida que cocinan sus padres, a la instituciones les pide que mejoren las condiciones para acceder al mundo laboral. Ahora, a ella le ha llegado su momento de la mano de la firma de moda Álvaro Moreno, que ha reforzado su compromiso social a través de esta colaboración con la Asociación Síndrome de Down, una iniciativa que también ha llevado a cabo en sus establecimientos de Sevilla, Córdoba y Osuna. La nueva tienda en el Centro Comercial Ruta de la Plata dispone de 200 metros cuadrados y goza de gran aceptación por parte de una clientela para la que Natalia siempre tiene una sonrisa.