+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un estudio en cuevas españolas modifica la visión de la evolución humana

Los neandertales también pintaban en sus cuevas

Una nueva datación atribuye ciertas pinturas rupestres a esta especie de hominido. Maltravieso, en Cáceres, acogió neandertales hace ahora 65.000 años

 

MICHAEL CATANZARO
23/02/2018

Más fotos

Cueva de la Pasiega, Cantabria. Motivo de una escalera. - H. COLLADO/ JOÂO ZILHÂO

Un dibujo en forma de escalera, una pintura de manos en negativo, y restos de tinta roja decorando una estalagmita –todo ello en tres cuevas en España– son las muestras de pintura rupestre más antiguas conocidas hasta ahora, según una nueva datación que se acaba de publicar en la revista ‘Science’. La edad estimada de estas pinturas implica que sus autores solo pudieron ser neandertales: se fechan en hace 65.000 años, 25.000 antes de la llegada estimada de los primeros sapiens a Europa. El hallazgo sería la primera prueba contundente de que los neandertales también tenían pensamiento simbólico. Este no sería una exclusiva de nuestra especie (Homo sapiens): al contrario, habría surgido mucho antes, posiblemente en el ancestro común de neandertales y sapiens.

El hallazgo se sustenta en una variante de una técnica de datación clásica, el método de uranio-torio. Los autores la afinaron para aplicarla a muestras muy pequeñas, sacadas de las diminutas concreciones de calcita depositadas encima de la pintura por la caída del agua. Al estimar la edad de la calcita, se aseguran de que el dibujo subyacente debe ser más antiguo que esa edad. Los autores argumentan que su margen de error es suficientemente pequeño para excluir que la datación se solape con la presencia de sapiens.

El paleoantropólogo João Zilhão.

«Esto va a ser un cambio de paradigma en la interpretación de la pintura rupestre: ¿todas las pinturas rupestres son de humanos modernos, o pueden ser más antiguas de lo que creíamos?», afirma Palmira Saladié, investigadora del Instituto Catalán de Paleoecologia Humana y Evolución Social (IPHES) de Tarragona, no implicada en el trabajo. En efecto, algunas de las pinturas analizadas se conocían desde hace un siglo y se habían atribuido por defecto a sapiens.

«Es un hito: se habían propuesto manifestaciones artísticas en neandertales, pero nunca se habían argumentado de manera tan contundente», afirma Antonio Rosas, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, tampoco implicado en el trabajo.

Las fechas de esos hallazgos se solapaban a veces con la llegada de los humanos modernos (como se le suele llamar al Homo sapiens) a Europa, hace 40.000 años. Sin embargo, antes de esa fecha no hay ni un solo resto de sapiens en Europa, mientras hay trazas de neandertales en todos los sitios. Lo lógico es suponer que ellos sean los autores de pinturas de hace 65.000 años.

ESCALERAS Y MANOS / En la cueva La Pasiega (Cantabria), se ve un motivo en forma de escalera (los animales que aparecen junto con ese no han sido fechados y podrían ser posteriores). «La escalera es un símbolo, un signo: no representa nada que se pueda reconocer por experiencia, el mensaje es el resultado de una convención social», explica el paleoantropólogo João Zilhão, que ha participado en la datación.

Lo mismo valdría por las tres manos pintadas en negativo (stencil) en la cueva de Maltravieso (Cáceres) y por las estalagmitas pintadas de rojo en la cueva de Ardales (Andalucía). «No veo que puedan tener ningún uso que no sea artístico», afirma Zilhão. Las implicaciones son mayores. «Ponemos fin a 160 años de controversia sobre si los neandertales tenían una inteligencia igual a las nuestra, o si eran una gente bastante más tonta y por esto se extinguieron: los neandertales están dentro de lo que cabría esperar para un Homo sapiens de esa época», afirma el investigador.

«Ya no queda ninguna calidad básica humana que no tuvieran los neandertales: la barrera del simbolismo era la última cota de humanidad que hasta ahora no habían alcanzado», comenta Rosas. «El registro [arqueológico] ya no estaba indicando que los neandertales se parecían mucho a nosotros a nivel conductual. Probablemente también tenían un lenguaje complejo. Lo que más me sorprende son los parecidos a las pinturas de sapiens del paleolítico superior», afirma Saladié.

La afinidad entre el hombre sapiens y el neandertales sugiere que el simbolismo podría haber aparecido mucho antes de lo que se piensa. Posiblemente, ambos linajes lo heredaron de su ancestro común.