+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el apunte

Una oportunidad para la plaza de América

 

La plaza de América con la Cruz de los Caídos en primer plano. -

Es un tema que ha quedado pequeño, demasiado, con todo lo ocurrido en los últimos días, pero ha sido lo que ha marcado la actualidad informativa estrictamente local en esta semana. Con la Ley de Memoria Histórica en la mano hay muchos argumentos tanto para derribar la Cruz de los Caídos como para mantenerla. Con el primer punto de su artículo 15, el monumento hace tiempo que debía estar fuera del sitio que ocupa y que se tenía que haber derribado. Con el punto segundo, ya no hay tantas razones para quitarla.

La plaza de América, donde está la Cruz de los Caídos, es la segunda más importante de la ciudad, solo por detrás de la Mayor. La mayoría de las corporaciones democráticas, desde 1979 hasta la actualidad, han puesto sobre la mesa la transformación de este espacio, de donde salen las principales vías que comunican Cáceres con el norte (Plasencia y Salamanca), oeste (Malpartida), suroeste (Badajoz) y sur (Mérida y Miajadas) a través de Gil Cordero y de las avenidas de Alemania y de Antonio Hurtado.

La idea que más se ha repetido ha sido la del traslado de la Cruz de los Caídos al cementerio, se planteó en el mandato de Juan Iglesias Marcelo, en el de José María Saponi y ahora en el de Luis Salaya. Con Carlos Sánchez Polo se habló de la sustitución de la Cruz de los Caídos por una fuente luminosa, pero al final se limitó a una ordenación del tráfico. Fue con Juan Iglesias Marcelo (83-87) cuando el pleno de la corporación local cambió la inscripción de la Cruz de los Caídos para que hiciera referencia a todos los fallecidos en la Guerra Civil y no solo a los del bando vencedor.

Una de las decisiones se que tomó en el ayuntamiento y que más ha perjudicado al diseño urbano de la ciudad también se adoptó en esos años, cuando se permitió la construcción del edificio El Descubrimiento. Con esos bloques de viviendas se truncó la prolongación del paseo de Cánovas. Entonces, sin Los Fratres y con el posterior trasladado del ferial, se perdió la oportunidad de haber ampliado este gran bulevar hasta los accesos a las estaciones de autobuses y del ferrocarril.

El actual debate sobre la Cruz de los Caídos tiene que servir al menos para, si finalmente se retira en cumplimiento de la ley, dar una solución de futuro a la transformación de la plaza de América que permita potenciar Cánovas como el principal paseo urbano de la ciudad, hacer un eje más peatonal y con menos vehículos.

Cáceres solo cuenta con tres grandes aparcamientos públicos, los tres gestionados con una concesión municipal por empresas privadas. Son Perú, Primo de Rivera y Galarza. Con Sánchez Polo se planteó la opción de un párking en la avenida de Portugal, al lado de la plaza de América, y con Saponi se barajó la plaza de Noruega, cerca.

Si se toca la plaza de América se podría aprovechar para hacer ese párking subterráneo en su subsuelo que dé una solución de aparcamiento a todo ese tráfico que entra por Gil Cordero, Antonio Hurtado y Alemania y que permita ir despejando de vehículos la avenida de España para que Cánovas gane más espacio. La transformación de la plaza de América se puede vincular como mejora de inversión al concurso que se convocase para la concesión de la gestión y ejecución de ese aparcamiento subterráneo. En ese momento se podría llevar a la práctica lo tantas veces acordado: trasladar la Cruz de los Caídos al cementerio y contar con una plaza con un diseño distinto y diferente al actual, que es sobre todo un nudo de tráfico para meter o sacar coches del centro.

No corre prisa ni es una urgencia (durante muchos meses la prioridad será recuperarse de los daños económicos que acarreará la paralización de la ciudad por la crisis del coronavirus), tampoco hay que esperar a que pasen otras diez corporaciones locales, las que ha habido desde que Iglesias Marcelo era alcalde. En 2004 se adoptó por el pleno de la corporación local un acuerdo por unanimidad para la transformación de la plaza de América, el debate no fue tanto Cruz sí o Cruz no, sino el cambio de este céntrico espacio urbano con un concurso de ideas que incluyese el traslado al cementerio de la Cruz, un monumento que solo unos años después se decidió preservar con su inclusión en el catálogo de bienes protegidos, una protección que no impide ese traslado.

   
2 Comentarios
02

Por CACEREÑO DE ADOPCION 12:18 - 15.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

VElaí, totalmente de acuerdo con el fondo del articulo, si acaso apuntar que una posible salida de esta crisis que se nos avecina puede ser la inversión publica, y que las propuestas de aparcamiento, o al menos reordenación se podrian abordar desde esos presupuestos. Lo que no podemos permitir es que la inversión publica se pierda en acicalar calles como Virgen de Guadalupe, o en fiascos como Alzapiernas. Debemos intentar que ese dinero que vendrá se invierta en soluciones de futuro para nuestra ciudad

01

Por panam 11:59 - 15.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

la cruz donde esta que es propiedad de los cacereños y eso identifica mi caceres que quereis fastidiar la identidad de caceres.. canovas