+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Un patrimonio de artistas

El actor Alberto Amarilla, la cantautora Estela, el tenor Alonso Torres y el pianista Antonio Luis Suárez brillan en un espectáculo variado que les sirvió para homenajear a su ciudad

 

Tenor Alonso Torres interpreta una pieza. - Foto:JAVIER PULPO

Piano y voz Antonio Luis Suárez y Estela, en la despedida. - Foto:JAVIER PULPO

C. ORTIZ
05/11/2011

"Todos somos Patrimonio de la Humanidad". La frase del actor Alberto Amarilla durante la gala que sirvió anoche para celebrar los 25 años del título concedido a Cáceres por la Unesco en 1986 sonó contundente. Recordaba el artista a los "hospicianos" que vivieron en el mismo conventual donde él anoche demostró sus excelentes dotes para cambiar de registro: de la parodia de Boris Izaguirre al ventrilocuo que narraba el cuento de la princesa y San Jorge o al estilo Pepe Isbert, leyendo con un acento muy particular el bando de la declaración de 1986.

Pero Amarilla no fue el único que hizo disfrutar al público que casi llenó el auditorio del San Francisco. El pianista Antonio Luis Suárez destapó la caja de las emociones abriendo el acto con Cazires , una pieza compuesta exclusivamente para la ocasión a la que acompañaron imágenes del Cáceres de antes y ahora.

La música también sonó con las intervenciones del tenor Alonso Torres y el broche final lo puso la cantautora Estela, que subió al escenario a un coro de 40 niños de los colegios Diocesano y María Auxiliadora para interpretar Cáceres te abre las puertas , la canción que fue himno de la capitalidad y de la que ayer ofreció una nueva versión acompañada por la banda sinfónica de la diputación.

Antes Amarilla había tenido tiempo para bromear sobre el cubo de Atrio, el palacio de Mayoralgo, la bandejina de la plaza Mayor y hasta con el AVE que ya le habían prometido a Alfonso XII cuando vino a Cáceres en 1881. Sus guiños sirvieron para ponerle pimienta a una gala con artistas de la casa, esos que no lo han tenido fácil para crecer y que ayer demostraron que Cáceres les importa aunque hayan tenido que marcharse. Dentro de 25 años podrán contar que dieron brillo a un aniversario monumental.

 
 
5 Comentarios
05

Por elsuave 20:36 - 05.11.2011

amarilla no me gusto. los oradores unos mejores que otros pero en general flojos de contenido y aburridos. el pianista de lo mejor el cantante notable. la cantante suficiente, los niños muy emotivo. una valoracion final de bien,casi notable,.. un saludo para todos los que realmente se sienten cacereños.

04

Por Jesús Regidor 14:31 - 05.11.2011

Faltó una de las ponencias que más agradecería la Ciudad de Cáceres... la de nuestro amigo Miguel Ángel Muñoz. Abrazo

03

Por jesus 14:17 - 05.11.2011

el amarilla este, tiene menos gracia que pepe leches!..bien por alonso torres, por su magnifica actuación.

02

Por me encanto, ja,ja 13:05 - 05.11.2011

Me encanto ver encima del escenario al hermano y al padre del concejal de turismo, Jorge Suarez, digo que me encanto, porque espero que no cobrasen ni un euro, que al estar dos familiares directos del concejal en ese acto lo harian de forma solidaria y voluntaria ante la crisis, porque si no es asi, estaria muy muy feo, feo ( por no utilizar otra termino), en Cáceres hay muchos artistias de reconocido renombre y lo de ayer fue una chapuza.

01

Por pena 11:27 - 05.11.2011

Amarilla destacó sobre todo lo demás, hizo una actuación muy trabajada y supo criticar, alabar, dar una visión de ciudad con muchas más aristas de las que se ven normalmente, tocó el territorio de la emoción con la historia de su abuelo en el hospicio, recordó otras épocas, otras crisis de las que salimos con actitudes solidarias, invocó a la tolerancia y presentó a las autoridades con gracia, comicidad y rompiendo un molde que deberíamos romper cada día porque son personajillos como el muñeco que manejaba Amarilla y como nosotros. Los demás artista, con todos mis respetos, no dieron ni luz ni color al acto que ya tenía deficiencias de organización evidentes.