+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

el apunte

Los pequeños proyectos comerciales se mueven y los grandes se ralentizan

 

Parcela comercial que está en la conexión de las avenidas de Dulcinea y de Cervantes, en Maltravieso. - F. VILLEGAS

El pleno de la corporación local abordó en su última reunión, celebrada el jueves, la modificación del Plan General Municipal de urbanismo para permitir el uso comercial en las traseras del hotel Extremadura. La semana anterior se cerró el plazo para la presentación de ofertas al concurso para la venta de una parcela comercial propiedad del ayuntamiento en la conexión de las avenidas de Dulcinea y de Cervantes.

Estas actuaciones en terreno comercial, en pequeñas parcelas, avanzan y se ve movimiento. Pero de los dos espacios con suelo suficiente para grandes proyectos, que además pueden ser un polo de desarrollo, poco se sabe, ni del ferial, ya ha transcurrido más de medio año desde que se aprobó su programa de ejecución y ahora se tendría que aprobar el proyecto de reparcelación, ni del parque de medianas superficies, con consulta de viabilidad presentada hace dos años y cuyo programa de ejecución sigue pendiente de aprobación.

La de las traseras del hotel Extremadura es una pequeña intervención comercial, unos mil metros cuadrados edificables. La modificación del plan en esta parcela ya se abordó por el pleno de la corporación local en octubre. El pasado jueves volvió a ponerse encima de la mesa la modificación del plan una vez cuantificada la cantidad a percibir por el ayuntamiento por el incremento que se produce ahora en el aprovechamiento de la parcela. De este sitio no destaca tanto el uso comercial que se permite en el suelo que hasta ahora ocupaba un local de oficinas como el aumento de edificabilidad, y por tanto del aprovechamiento económico para sus propietarios, que ha tenido la parcela en los últimos planes de urbanismo. Así el plan de 1985 permitía una edificabilidad de 3.000 metros cuadrados para usos públicos (clínica y residencia de mayores). En la aprobación inicial del plan de urbanismo de 1998 ascendió hasta 6.000 metros cuadrados. Y con la definitiva subió hasta 25.000. Y hay más. Cuando el plan de urbanismo de 2010 entró en vigor se inició un proceso judicial sobre la cantidad de edificabilidad pendiente de desarrollar una vez construido el hotel y el local de oficinas. El Supremo dio la razón a la propietaria del suelo y consideró que la edificabilidad que faltaba era de 8.724 metros cuadrados, que ahora son para la construcción de viviendas, el ayuntamiento sostenía que eran 4.800. Los 1.101 del edificio de oficinas es lo que ahora va a ser comercial. Al final esta parcela ha quedado con los usos con mayor potencial lucrativo, además del hotelero también tiene el residencial y el comercial.

La otra parcela comercial que ahora se va a desarrollar es la que está en la esquina de Dulcinea con Cervantes, en Maltravieso. Electrocash ha presentado una oferta económica para hacerse con su propiedad. Aquí también se modificó el Plan General Municipal de urbanismo para el desarrollo de usos comerciales, un cambio que se tramitó hace un año. Antes solo cabían los usos hoteleros y recreativos, ahora también entran los comerciales. Aquí no ha habido variación en la edificabilidad. Eran y son 3.266 metros cuadrados edificables.