+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TRIBUNALES

Piden 65 años de prisión para tres acusados de asesinato

 

EFE MALAGAEFE MALAGA 07/01/2003

La Fiscalía de Málaga ha solicitado, en sus conclusiones provisionales, un total de 69 años de cárcel para tres acusados que supuestamente mataron a la expareja de uno de ellos con el objetivo de quedarse con el dinero que había obtenido con el tráfico de drogas. Según el escrito del fiscal, al que ha tenido acceso Efe, los tres acusados robaron y mataron a F.R.A. el 22 de marzo de 2001 cuando se encontraba en su apartamento de Málaga.

La acusada, M.M.M.A., de 35 años, vivía con su familia en Cáceres en 1991, cuando conoció a la víctima, diecisiete años mayor que ella, con la que convivió durante cuatro años.

En 1996, la procesada se casó con otro de los acusados, M.M.P, de 32 años, con quien tuvo un hijo y vivió hasta finales de 2000, con "frecuentes altibajos a causa de los apuros económicos que solían atravesar" y por la adicción de ambos al juego y a drogas como la heroína y la cocaína.

DE CACERES A MALAGA

Ambos se mudaron a Málaga, donde él trabajó como albañil y ella como prostituta, y en esta ciudad ella se reencontró con la víctima, que se dedicaba a la compraventa de coches y al tráfico de hachís, con la que volvió tras separarse de M.M.P., señala el fiscal.

A mediados de marzo de 2001, M.M.M.A. tuvo que ir a Cáceres para visitar a su madre en el hospital y durante el viaje llamó a M.M.P., al que "puso al corriente de su mala situación y de las costumbres" de la víctima, que aseguró que "manejaba importantes cantidades de droga". De esta forma, consiguió que "asumiera el problema de su mujer como propio y se ofreciera a acompañarla a Málaga para protegerla", destaca en su escrito de acusación el fiscal.

Al necesitar más dinero del que obtenían debido a su drogadicción, ambos decidieron sustraer el dinero que F.R.A. conseguía con la droga, que solía guardar en su apartamento dentro de la caja de caudales cuya combinación ella conocía. El ministerio público sostiene que estos dos, junto a un tercer acusado, A.Z.D., de 36 años, urdieron un plan para sorprender a la víctima y matarla a golpes o navajazos "fingiendo un atraco o un ajuste de cuentas entre narcotraficantes".