+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

tribuna abierta

Programas de centro

 

Ante unas complejas elecciones que van a celebrarse próximamente, y que pueden dejar el “paisaje” político mucho más enredado de lo que está ahora mismo, hirviendo a borbotones en la mismísima Cataluña; lo más prudente es asentar las cabezas - especialmente algunas, que andan muy descarriadas - y dedicar tiempo a la reflexión o al repaso de propuestas, objetivos y programas de los numerosos candidatos, que han decidido ocupar el «centro» del tablero ideológico de la política hispana. Aunque mucho me temo - como ha pasado ya varias veces - que los que reclaman para sí la titularidad del «centro político», no sepan muy bien qué es el «centro»; y, menos aún, cómo debe ser la política que se apellide de esta manera.

Hasta ahora, el «centrismo» ha sido solamente «centralismo»; y su ubicación geográfica dentro del mapa de España, ha sido Madrid; con escasísimas ramificaciones a las provincias más próximas o a otros «dormitorios» madrileños, de donde procedían los candidatos que aspirasen a ser miembros del Gobierno central.

Las cualidades personales que debían «adornar» a los futuros «altos funcionarios» ministrables o responsables de las áreas de la Administración Central, eran esencialmente físicas: Vivir en Madrid, o en sus aledaños provinciales; ser alto, de «buen look» y - a ser posible - «chapurrear» el inglés con acento de Aravaca.

Podrían aceptarse candidatos que hablaran algo de catalán, de euskera o de gallego; incluso que tuvieran algún tío o primo lejano en otras Comunidades Autónomas que no fueran la madrileña; pues a la hora de hacer «listas» para las Asambleas de estas Comunidades, podría ser interesante un «centralismo» provinciano para aceptarlos como Presidentes o Consejeros en sus respectivas capitalidades. Aunque estos candidatos de la periferia debían garantizar un «centrismo centralista» para evitar que rompieran la «Galaxia» española, dejando de dar vueltas alrededor del barrio de Salamanca, del de Lavapiés o de Vallecas, que dejaría a la geografía «centralista» un tanto descoyuntada.

Las consecuencias de «inventar» otro «centralismo» - como es el caso de Barcelona - puede dar lugar a «tsunamis» o a terremotos políticos, como el que se ha provocado en Cataluña. El «choque de los centralismos» - muy semejante al desencuentro de los «centrismos» - es viejo ya en la Historia de España, y está muy relacionado con las influencias exógenas procedentes de la Santa Inquisición, de la abundancia de fronteras entre reinos de «Taifas» y del «cazurrismo rural», reavivado cada cierto tiempo por corrientes neofascistas, franquistas y autoritarias, inmersas en el ADN de todo «celtíbero» conservador.

Por eso creo que para el 10 de noviembre sería muy conveniente marginar ante las urnas todos los «ismos» históricos que han arruinado tan bonitos proyectos del pasado, haciendo siempre imposible para el futuro un proyecto viable de nación solidaria, democrática y fuertemente vertebrada, en la que quepan todos los españoles, sus familias y sus proyectos personales.

Debemos rechazar ideologías anodinas, separatistas y conservadoras que impidan el progreso y el avance de todos al unísono. Pero también posturas demasiado «progres», individualistas y «anarco» que propendan a una sociedad sin normas ni leyes, desestructurada, donde cada cual viva en «su rincón», sin preocuparse más que de sus intereses y apetencias.

Sustituyamos pacíficamente el «centralismo» y el «centrismo» por la solidaridad y la cooperación entre todos; sin más limitaciones que una libertad, moderada por las leyes y una convivencia política, vigilada por la Justicia.

 
 
7 Comentarios
07

Por Marcelo1980 20:24 - 26.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Don Marcelino, sus lectores ya semos 4. El próximo sábado espero seamos 6 o quizás 7.

06

Por Marcelo1980 20:21 - 26.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vaya boquita, Pepe. Con lo educado que parecías cuando nos contabas el rollo del titulo lucrativo y fíjate con lo que nos sales, no eres más que lija de grano grueso. Anda, majete, cuéntanos algo del medio hospital que nos ha deconstruido (si, deconstruido) tu banda, la de los profanadores de momias y en el caso de este medio hospital, los fabricantes - también -de momias cacereñas.

05

Por PePe. 17:19 - 26.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

.Marcelo no se entera y además piensa que no teniendo ni pijotera idea, coloca a las personas según su pensamiento. Marcelo necesita de tratamiento psiquiátrico y de un maromo que le arregle su cloaca . Lo pide a diario .

04

Por Sam McCloud 14:50 - 26.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcelo 1980, eres un cuñao insoportable.

03

Por Viriato 11:24 - 26.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Le queda poco ya.......

02

Por Marcelo1980 10:57 - 26.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo he vuelto a leer, Marcelino. !!estás renegando de Podemos!! Demasiado progres y anarcos los llamas....Quien te ha visto y quién te ve!!!

01

Por Marcelo1980 7:41 - 26.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Una retahíla de soplapoyeces donde no pueden faltar-porque no lo puede evitar- las palabrejas neoliberal, fascista y autoritario. Un deshecho podemita. Un podemita frustrado con el podemismo. Basura intelectual reflexiva. Se empieza a atisbar un cambio de color en el camaleón Marcelino. Ahora quiere centro, pero aquí es centro lo que él diga. Totalmente prescindible.