+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL PERIODISTA CACEREÑO JEREMÍAS CLEMENTE ESCRIBE UNA MAGISTRAL DEDICATORIA AL CONOCIDO HOSTELERO

«¡Qué putada, Sebas, cerrar el Potosí!»

Adiós al mesón de la avenida Isabel de Moctezuma, uno de los más laureados por la crítica especializada

 

Mesón El Potosí 8 El conocido hostelero de la avenida Isabel de Moctezuma posa para este diario. - FRANCIS VILLEGAS

Jeremías Clemente, periodista de raza donde los haya, publicaba en su muro de facebook una de esas noticias que al cacereño de toda la vida le dejan un poco huérfano: el Mesón El Potosí, del bueno de Sebas, que tantas alegrías ha dado a su clientela desde la avenida Isabel de Moctezuma, ha cerrado. Bajó la persiana el pasado 31 de julio. Lo hizo en el silencio de agosto, cuando menos se nota... que pareciera se hubiera ido de vacaciones; pero no.

«Y el crimen se cometió. ‘Está decidido, lo haré”. Habló, y no le entendí, de un tiempo nuevo. Le miré fijamente a los ojos y sin mucho convencimiento repliqué: Reflexiona. No es necesario. Aquí estás bien. Movió la cabeza, encogió los hombros y se desentendió de mí. En ese momento supe que la decisión era firme. Apuré el vino y eché un último vistazo al local: nada especial, mesón a la antigua usanza pero muy limpio. Detrás de la barra, el hombre, bajo de estatura, de complexión fuerte y rostro amable, seguía a lo suyo, secando vasos y colocándolos después en un estante al lado de un vermut vasco de nombre impronunciable. Yo me sumí en una profunda meditación: !Qué putada, Sebas, cerrar El Potosí!, posiblemente después de Atrio, el establecimiento hostelero extremeño más laureado por la crítica especializada, por los clientes selectos y por los parroquianos del vino de pitarra», relata certero Clemente.

«Aquí llegaban gente de Santoña ¡a probar las anchoas... exquisitas! Aquí entraban japoneses, teléfono en mano y sonrisa meliflua preguntando ¿Potosí, Potosí? Liquidaban dos o tres raciones de jamón, pagaban y, reverencialmente, lanzaban un ¡rico, rico! Aquí hacían parada, camino del sur, familias del norte para saborear viandas... Aquí, antes de la crisis, los socialistas de pro se ponían hasta arriba de jamón y vinos de reserva... Pero aquí, también, cada mediodía, un grupo de parroquianos, saboreábamos la tertulia improvisada y el pincho delicatessen: los pequeños torreznos, la morcilla a la plancha, el queso viejo.... Parroquianos que sabíamos del ritmo cadencioso de Sebas, y ni pío decíamos. Amigo, nos dejas huérfanos. Adiós, gran tabernero», concluye Jeremías, inspirado de modo magistral en esta dedicatoria.

Lo merece Sebas, que empezó primero en el Mesón París y luego en Reyes Huertas, más abajo del Leoncio, en una tasquina donde se servía la mejor jeta de Cáceres. Luego se fue a Moctezuma, cuando lo del boom urbanístico de este barrio del que ahora se despide para disfrutar de una jubilación merecida. Se le echará de menos.

   
1 Comentario
01

Por Sam McCloud 14:44 - 15.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En ocasiones como ésta es cuando uno lamenta haber dejado de frecuentar a los amigos de toda la vida, a gente tan buena, trabajadora y honesta como Sebas. Ahora a ver dónde le encuentro para contarle mi vida.