+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

cáceres todo un placer.

El quiosco de Pepita

 

MIGUEL ANGEL MUÑOZMIGUEL ANGEL MUÑOZ 29/08/2010

Bienvenidos. Volver a casa siempre es un placer aunque nada más llegar al puerto de Cánovas hayamos visto los escombros del que fuera el Quiosco de Pepita y eso haya, irremediablemente, envuelto en nostalgia nuestro regreso.

Pepita Ramos Izquierdo fue hija de Guardia Civil y nació un 9 de septiembre de 1917 en la calle de la Berrocala. Estudió con las dominicas en Alcántara, monjas que le enseñaron costura, bordado y normas de urbanidad. Pepita se casó con Pedro, que acababa de volver de la guerra y era sobrino de un cura. A los dos años de casados, Pedro murió. El matrimonio tuvo un hijo, al que Pepita le dio carrera. Mucho tiempo después, ella volvería a casarse con un reportero gráfico portugués, pero la cosa duró solo tres años porque Pepita nunca pudo olvidarse de aquel primer beso de amor que le dio Pedro y que la dejaría enamorada para siempre.

Pepita empezó desde muy joven a ganarse la vida. Fue practicanta y comadrona en el Hospital Virgen de la Montaña, se sacó el titulo de Estética y Belleza y se hizo modista. De su casa de la calle Maestro Angel Rodríguez --al lado de la calle Parras-- salieron las mejores dotes de la ciudad. En la calle de Pepita estaban la Intendencia y los Alféreces Provisionales, donde se organizaban bailes. Por detrás estaba la calle Nueva, pero las madres siempre decían: "¡A la calle Nueva no os vayáis que están las mujeres malas; a jugar, a la calle Parras!" . En aquella época las vecinas del barrio iban a lavar a La Madrila, que había un pozo, soleaban la ropa por la mañana y a mediodía la recogían. Como no existía el Dodotis , los llamados meaeros de los niños también se lavaban y luego se ponían a secar en los braseros.

Lo que realmente le dio fama a Pepita fue su quiosco, el Quiosco de la Pepita , como así se conocía en Cáceres el que fue el primer quiosco que vendía periódicos, revistas, souvenirs para los turistas, helados y chucherías en el Paseo de Cánovas y que regentó durante más de 50 años. El quiosco estaba situado en un lugar estratégico, muy cerca de la Fuente Luminosa, justo a la espalda de donde el bueno de Santiago Caldera colocaba aquel Bambi que sirvió de atrezzo para sus fotografías formato 6x9 en las que inmortalizó a miles de cacereños.

La aparición del quiosco de Pepita fue un boom en aquel Cáceres donde solo se vendían helados y golosinas en unos carrillos que había en la plaza Mayor. Los carrillos también estaban en Cánovas, eran muy famosos el de Juani Ollero, que vendía los pirulines, el de la tía de Rojo, ah, y el de un señor bajito que vendía las patatas fritas El Gallo, que eran un lujo, porque no todo el mundo podía comprarlas. El hombre las llevaba en un cesto de mimbre y las metía en cucuruchos que hacía con papel de estraza.

Pepita, que tenía mucha palabrería, se hizo rápido con el quiosco. En él jamás vendió Mundo Obrero ni otro periódico de la Falange que le propusieron. Eso sí, El Alcázar estaba en el mostrador y al llegar la democracia, todos los demás.

La boda

El amor ha guiado nuestros pasos a la vuelta de vacaciones. En la Iglesia de Santa María La Mayor de Trujillo se han casado Jorge García, (hijo de César García, exjefe de la policía local, y Marilar, fue profesora de Educación Física muy querida entre las alumnas de Las Carmelitas) y Rocío Rodríguez-Arias (hija de José Luis Rodríguez-Arias, que trabajó en la Caja de Ahorros, y Patro, profesora de inglés).

Jorge, periodista, es jefe de prensa del Cáceres 2016 de baloncesto, y Rocío, traductora, trabaja en el Cluster de la Salud del Centro de Cirugía de Mínima Invasión. La boda, preciosa, se celebró en las bodegas Las Granadas Coronadas, un lugar con mucho encanto donde no faltó el Torre Julia y al que se desplazaron caras conocidas de la sociedad cacereña: Maritina Guisado y Luis Acha, Abigail Narváez, marquesa de Cartago, y su hermana Almudena (primas de la novia), José Civantos, de las bodegas Habla, Santos Benítez, director del Patronato de Turismo...

Acudieron también el presidente del Cáceres basket, José Manuel Sánchez; el entrenador Aranzana; directivos como Núñez, Pepe Alvarado y Eduardo Chacón; el exentrenador Piti Hurtado; agentes de jugadores como Héctor Jiménez; el periodista Javier Ortiz; la diseñadora Laura Caicoya, autora del traje de la madrina... Se sumaron el exalcalde Domínguez Lucero, Luisina Harto, viuda del inolvidable Marchena, Jorge Higuero de Juan, que muy pronto presentará libro, o Teresa González Chamorro, de la Clínica Dental Cánovas.

Las fotos las hizo Jorge Rey y la ceremonia la ofició todo un clásico, Antonio Arévalo, que fue director del Colegio San Antonio, luego fue trasladado al convento del Palancar y posteriormente a Córdoba, donde reside.

Seguramente Jorge y Rocío estaban predestinados a unirse. Y si no, atención a esta historia: un tío abuelo de Rocío, Luis Rodríguez-Arias y Bernáldez, que fue presidente de la diputación y procurador en Cortes en los 40, mantuvo un romance con Amparo León, tía carnal de Fermín León, que era abuelo de Jorge y tenía la tienda Navarra en Moret, frente a Charete, la de la Librería Figueroa. Al enviudar, Luis volvió con Amparo, pese al escándalo que generó su decisión. Ahora, gracias a Jorge y a Rocío, el amor une de nuevo a las dos familias.

Septiembre llama a la puerta y el verano se despide con la marcha del cocinero Eustaquio Blanco, de Emilio Maestre Canals, que trabajó en este diario, y de Santiago Collado Vacas, funcionario del ayuntamiento y encargado de las apuestas de los caballos de la feria. Santiago, que se casó con Puri Caldera, también fallecida, tuvo 6 hijos: Fernando, Montaña, Victoria, Puri (comadrona), Charo y Santi, que lleva la cafetería del San Pedro de Alcántara.

Las mujeres pueden cargar ya a la Virgen de la Montaña, Manolo entrena a nuestro Cacereño y JavierSevillaqueesunamaravilla (jefe de gabinete de la alcaldesa), luce bronce.

El Bola, cómico de LaBotika, ¡¡¡¡se presenta a alcalde!!!!, y Facebook muestra a Loncha , exconsejera socialista, bailando bachata en Playa Bávaro cual aspirante a musa del rojerío , aunque parece que el PSOE es Herista hasta la muerte y que la partida será de dos en las próximas municipales: la reina del Herismo (Carmen Heras) versus la musa del Peperío (Elena Nevado, no sabemos si con Rumbo o sin él).

Bienvenidos. Volver a casa siempre es un placer.