+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La crónica de la jornada festiva // pocas incidencias y mucha diversión

San Fernando se sofoca

Algunos feriantes recelan de la preferia: les obliga a estar más días para obtener el mismo resultado. El ferial alcanzó ayer los 35 grados, la Policía Local controló alcohol y drogas, y las casetas se llenaron

 

Los agentes detienen a los vehículos que llegan en dirección ferial-centro urbano, entre las 13.00 y las 14.00 horas. - ANTONIO MARTÍN

Las marionetas registran otro lleno en Cánovas. - ANTONIO MARTÍN

En la feria de Cáceres lo mismo te calas que te insolas. No hay sosiego climatológico. Este año ha tocado sopor... y mucho. A más de uno le dan ganas de ponerse detrás del camión de Conyser que riega los caminos por aquello de aliviar el calor. Hasta 35 grados aguantaron ayer los cacereños en la mediodía de la jornada festiva de San Fernando, aunque las casetas de la feria dieron refugio a muchos, además de refrescos, copas, hielo a tutiplén y numerosas actuaciones en directo que permitieron soportar un San Fernando más parecido a San Juan, al borde mismo del verano.

Durante buena parte del día, el centenar largo de atracciones, tómbolas y puestos de comida tuvieron difícil hacer clientela. Literalmente no había sombra. El público se replegó hacia la calle central de las casetas, donde todos coreaban a Raphael en el Barroco, bailaban entregados en El Capote o María Bonita, y se les iban los pies con las divertidas actuaciones en directo en El Salero o la caseta del PP. Al anochecer comenzaron a llegar las familias a la zona de atracciones, más tarde las parejas, los grupos de amigos, los jóvenes con las bolsas del botellón..., hasta llenar el recinto en la jornada festiva por excelencia. El calor y los decibelios se pegaban por ganar la batalla.

Una de las atracciones del recinto ferial.

CONTROL EN LA CRUZ / Pero la mayoría del público paso por la feria con mucha más gloria que penas, y sobre todo sin incidencias, al menos hasta la tarde noche de ayer. La Policía Local realizó a mediodía un exhaustivo control de alcohol y drogas en la avenida de Alemania, en sentido ferial-centro urbano, a pocos metros de la Cruz de los Caídos. Comenzó a las 13.00 horas y a las 14.00 se dio por finalizado. La presencia de numerosos efectivos y un perro amaestrado para la detección de sustancias estupefacientes sorprendió a más de un conductor. No obstante, según informó el Ayuntamiento de Cáceres a este diario, ninguno de los 24 usuarios parados por los agentes dio positivo.

Cabe recordar que más de 400 efectivos velan por la seguridad de la feria entre Policía Nacional, Guardia Civil de Tráfico y Policía Local. Cuentan con el apoyo de bomberos, Protección Civil, DYA y Cruz Roja para que ninguna incidencia vaya a mayores.

DEMASIADO LARGA... / Por tanto, San Fernando marcha de momento sin sobresaltos, aunque los feriantes no parecen estar especialmente satisfechos. La de Cáceres siempre se ha considerado una de las grandes ferias de Extremadura, incluso la mejor por su afluencia, pero la prolongación de los días a causa de la preferia no convence a muchos propietarios de atracciones y tómbolas. «La gente tiene un presupuesto fijo, de modo que al final gastan lo que tenían previsto, mientras que nosotros tenemos que estar aquí más días para conseguir el mismo resultado», explicaba ayer un vendedor cacereño de artesanía.

Idéntico argumento sostenían en algunas tómbolas. «Si pones los dos Días del Niño al principio, arruinas el final de feria. Preferimos el modelo de antes, el que mantiene Plasencia», explicó uno de ellos mientras reponía los regalos antes de abrir. «La preferia hace bajar el público en los últimos días, que siempre han sido muy buenos en Cáceres. Anoche (por el jueves) tuvimos que cerrar a las dos», lamentaba un vendedor de comida rápida.

El modelo actual de feria y preferia sí parece beneficiar a algunas atracciones con mucho tirón, pero otros muchos piden una revisión del calendario de San Fernando. El nuevo Gobierno municipal tendrá que sopesarlo estudiando estos argumentos pero también lo mejor para la mayoría de los ciudadanos.