+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

el apunte

El sol permite a Salaya cuadrar los ingresos de su primer presupuesto

 

Salaya y Costa, el pasado miércoles, cuando presentaron el borrador del presupuesto de 2020. - F. VILLEGAS

Hubo un tiempo en el que el ayuntamiento presupuestaba hasta 6 millones de euros en ingresos del impuesto de Construcciones y Obras. Era 2008, antes de la crisis del ladrillo. Y podía hacer esa previsión porque un año antes había reconocido derechos de este tributo por más de 5,5 millones. Solo unos años después la recaudación por este tributo ya era residual (solo 421.000 euros en 2011). En los últimos ejercicios ha rondado el millón de euros. Pero esto será hasta 2020 o al menos es lo que ha planificado el gobierno municipal, que el próximo año prevé recaudar casi cuatro millones de este tributo y eso gracias al sol y a los proyectos de plantas fotovoltaicas.

Los ingresos corrientes en el ayuntamiento son habas contadas y se necesita un mínimo para garantizar el crédito suficiente para los gastos corrientes (personal, contratos de prestación de servicios, aportaciones a consorcios como el de los bomberos...). El gobierno de Luis Salaya se enfrentaba a un doble problema para ajustar las cuentas. El primero y más grave es que para 2020 se queda sin los 2,2 millones anuales que ha estado pagando Canal de Isabel II como parte de la oferta que presentó para gestionar el servicio del agua. Y el segundo es que el impuesto de Plusvalía, uno de los cinco que tiene el ayuntamiento, ha perdido su importancia tras la sentencia del Constitucional (la recaudación de 2018 fue de solo 221.000 euros cuando antes de la sentencia se llegaban a reconocer derechos por más de dos millones de euros).

Salaya tenía una salida: subir el IBI, tras las dos bajadas de 2018 y 2019, o tocar el impuesto de rodaje, cuya tarifa no se modifica desde hace más de una década, además el primer año de mandato es el más adecuado para una reforma tributaria. Pero la solución ha venido de los proyectos de plantas fotovoltaicas, que permiten planificar un incremento de cuatro millones de euros en la recaudación (tres millones del impuesto de Construcciones y Obras -de una previsión de 800.000 euros en las cuentas de 2018 que se han prorrogado en 2019 se pasa a una planificación de 3.882.064 euros para 2020- y 1.018.742 euros del canon por el aprovechamiento urbanístico en suelos no urbanizables -donde se proyectan la mayoría de las nuevas plantas-, hasta ahora este ingreso era prácticamente inexistente, en 2018 solo se ingresaron 971 euros).

Ahora a esperar que la modificación del plan de urbanismo se apruebe definitivamente, que las fotovoltaicas se instalen y se recaude el impuesto y el canon. Por ahora esta previsión de actividad ha permitido a Salaya y a la concejala de Economía, María Ángeles Costa, presentar un presupuesto equilibrado y con ingresos corrientes para afrontar no solo los gastos fijos y obligatorios para prestar servicios, sino también parte del capítulo de inversiones, el resto se sufraga con fondos europeos. Salaya tampoco ha querido recurrir a una operación de endeudamiento para aumentar el capítulo de inversiones. Lo puede dejar para otros ejercicios, cuando las nubes cubran el sol.

 
 
2 Comentarios
02

Por Manuel Andres 21:38 - 08.12.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¡Fantástico! Este año "alomojó" salva los presupuestos gracias al sol, el año que viene gracias a Buda, y al año siguiente... ¡sorpresa!: la luna, el fuego, los chamanes... ¿qué puede salir mal?

01

Por Marcelo1980 8:51 - 08.12.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Se refiere al sol que va a atizar a las fotovoltaicas que van a permitir instalar en la zona ZEPA???.