+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Segunda ola del coronavirus | Hablan los hosteleros sobre las nuevas restricciones

«Tememos el invierno, porque sin la terraza no saldrán las cuentas»

Los hosteleros lamentan las pérdidas económicas que puedan ocasionar las nuevas medidas sanitarias. La distancia de seguridad impedirá que muchos bares, por su tamaño, reciban a suficientes clientes

 

Un camarero fotografiado atendiendo en una de las terrazas de la calle San Pedro - FRANCIS VILLEGAS

CARMEN PÉREZ
23/08/2020

Incertidumbre parece ser la palabra del verano para el sector de la hostelería. Es la primera que se utiliza para explicar qué les provoca la situación a la que se enfrenta el gremio: con la segunda ola ya aquí y rebrotes apareciendo por todo el país, sus temores no son pocos.

La llegada de la nueva normativa, publicada en el BOE el pasado martes, ha impuesto, entre otros aspectos, restricciones al consumo de tabaco en entornos públicos: fumar queda prohibido, a no ser que exista una distancia mínima interpersonal de dos metros.

En este contexto, los empresarios no pueden evitar acumular dudas respecto a cómo se debe proceder. «Puedo asegurarme de que nadie fume dentro del establecimiento», asegura Isabel Martín desde el Bar Chamba, «pero en la terraza es más difícil, porque estoy trabajando dentro, y no lo veo. ¿Qué se supone que tengo que hacer, contratar a alguien para que vigile a la gente? ¿O de eso se encarga la policía?_¿Y si les pillan, me multan a mí, aunque no lo haya visto?».

«La gente no va a querer venir», expresa Francisco Cebrián, del Café San Francisco. «Sales de casa a tomarte una Coca Cola o una cerveza, y te apetece sacar el cigarro. Si vas con alguien, tener que tenerlo a dos metros...», y niega con la cabeza. «No soy fumador, pero no me parece bien. Y al negocio, claro, le va a afectar».

José Antonio Martín, de La Parisina, coincide: «Creo que va a afectar al negocio para mal». Continúa explicando que «muchos salen a la calle a relajarse: tomar algo y fumarse el cigarrito. Si les empiezan a poner restricciones, se quedarán en casa», y concluye lamentando: «De todas formas, creo que a este ritmo nos pedirán quitar las terrazas, o lo tendremos que hacer nosotros. Este es mi negocio ahora mismo, pero planeo cerrar sobre finales de agosto, cuando se vaya acercando el invierno».

El cambio de estación es otro gran miedo: «Con las restricciones que tenemos… nosotros en este bar podemos meter dos personas o tres, por lo tanto en invierno sería imposible. Lo tememos, porque sin la terraza no saldrán las cuentas. He decidido dejarlo e irme a otro que es un poquitín más grande, y espero que ahí pueda pasar esos meses, porque los gastos son los mismos: el alquiler, la luz, el agua... lo tienes que pagar todo, y si tienes que echar a la gente porque no puede haber más de tres, las cajas no suben», comenta José Antonio.

«No creo que se atrevan a volver a cerrar», admite Fidel Amado, de la Cafetería Vettonia, «al menos no si no hay un rebrote en el mismo establecimiento. Será puntual: irán cerrando locales específicos, pero no a nivel general». Y hace hincapié, de nuevo, en el fin del verano: «Ese es el miedo que tenemos. Estoy intentando buscar una solución, hacer una inversión y cerrar la terraza».

Este problema alcanza a un sector que, actualmente, ya está siendo severamente castigado por la pandemia. «Dábamos muchos desayunos y se nota que la gente aún no quiere entrar al local. Vendíamos unos trescientos cafés diarios, y ahora no llegamos a los 150», explica José David Palomino, dueño de El Rinconcito. «Si nos quitan la terraza, no tiramos».

Finchy Reyman, del Café Gran Vía, habla mientras prepra pedidos para la terraza: «Estamos solo dos camareros. Echamos muchas horas. Por las mañanas, desinfectas tanto que parece que se te van a caer los brazos», pero  asegurando que «lo importante es seguir adelante y cumplir con las medidas, que es lo que hace sentir seguro al cliente». Del mismo modo, recalca la importancia de mantener «una actitud positiva. Ahora es muy difícil, porque es una transición, pero al final la gente va a acostumbrarse».

Temas relacionados
 
 
 
3 Comentarios
03

Por mask_ 18:41 - 23.08.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pobres, que mal lo estan pasando los hosteleros!! No como los demas!

02

Por Estoykof 18:13 - 23.08.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Yo creo que estos señores están un poco ciegos, si esto no se soluciona con el concurso de todos, ni ellos, ni nadie va a levantar cabeza. No vale pedir ayuda a la administración, la que sea, si no entra en caja parné difícilmente puede salir. Esto lo paramos entre todos, cumpliendo escrupulosamente con las normas y protegiéndonos unos a otros o nos vamos al carallo. Nuestros nietos tienen el derecho a que peleemos por salir adelante, a que les ofrezcamos un futuro.

01

Por EL PASEANTE 18:01 - 23.08.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Parece que los grandes males de este país vienen todos de la hostelería. No hay ningún otro sector castigado por la pandemia ??