+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PRESENTAN NUEVO ÁLBUM SIETE AÑOS DESPUÉS DEL TERCERO. LLEVAN EN ACTIVO MÁS DE UNA DÉCADA

El viaje de Los niños de los ojos rojos

Los cacereños que reinventaron el folk publican ‘Regreso a la comarca’, un disco que perpetúa su esencia: acercar los ritmos populares al público

 

De gira 8 Los niños de los ojos rojos posan para EL PERIÓDICO antes de su concierto en la sala Aftasí, ayer. - S. GARCÍA

Gema Guerra Benito Gema Guerra Benito
20/01/2018

El nuevo año parece deparar buenos augurios para Los niños de los ojos rojos. No han pasado ni veinte días de 2018 y los cacereños comienzan nueva gira. Fue ayer, en la sala Aftasí de Badajoz, donde presentaron en primicia los temas ‘Regreso a la comarca’, el último disco del grupo que vio la luz a finales de octubre. Hace quince añosque reinventaron la forma de entender el folk y hace siete que no sacaban nuevo trabajo. En el 2010 cuando vio la luz ‘Lo veo todo claro’, en 2001 salió ‘Venga enseguida’ y en 2005 ‘Hijos del humo’.

Héctor Alviz, el violín de la banda y uno de los integrantes del grupo desde los inicios, habla para EL PERIÓDICO horas antes del concierto. Aunque su nuevo disco haga referencia a la vuelta, lo cierto es que los cacereños están en un continuo viaje. Su música vive entre las influencias del folk de medio mundo, ya sean ritmos extremeños, irlandeses, griegos, canadienses o balcánicos.

Tras años de incertidumbre, aunque siempre sobre los escenarios y con una sonrisa, Los niños -ya no tan niños- pretenden mantener con su nuevo trabajo ese sello que tanto les caracteriza: «hacer de cada directo una fiesta». En este álbum, como en los anteriores, el fin es que «la gente escuche cosas nuevas, llevar al público por un recorrido que desconocen, hay más cosas que estar escuchando los 40 principales», señala Alviz.

Aparte de transmitir buenas vibraciones al público y su labor para mostrar nuevos derroteros musicales, Alviz anota otro propósito del disco: «concienciar». «En las letras intentamos transmitir el respeto a la naturaleza», pone de manifiesto.

Todos componen, es una labor de grupo. Eso no cambia. Lo que si lo hará es el método de presentar los temas al público. Alviz añade que ahora intentan «hacer las cosas al revés». «Siempre pasa lo mismo, la gente saca un disco, se tocan los temas, se mezclan y creemos que eso está muy manido, tratamos de innovar». Por este motivo, en los directos interpretarán «temas inéditos» que grabarán más tarde. De momento, ya han confirmado también para Extremúsika, un festival que como ellos, está de vuelta. Dejan claro que esto lo hacen por amor al arte, no por dinero. Así, llevan más de diez años, «intentando convertir el folk en lo que realmente es, en una alegría común». Así sea.