+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cartas al director

 

29/10/2019

GENEROSIDAD

Donación de órganos que salvan vidas

Alfonso Bazaga Barroso

Badajoz

El cuerpo de mi hijo yace, hermoso y aun cálido --como si durmiera-- sobre la cama del hospital, ausente ya, de él, su maravillosa alma.

Me preguntan si donaré sus órganos.

Quisiera aferrarme, hasta el último instante, al espejismo de que sólo está dormido y un milagro lo despertará...

¿Por qué voy a renunciar a ello para que sus órganos latan en el cuerpo de algún padre o permitan respirar a otros hijos?... O que den la vista y permitan incluso andar a otros.

Sólo encuentro una razón: que me hubiera gustado que el milagro de la vida se hubiera hecho con mi hijo.

POLÍTICA

Alejamiento del bienestar social

Enrique Baleriola

Investigador. Almería

Los últimos días hemos sido testigos de múltiples revueltas: encarcelamientos en Catalunya, toque de queda en Chile, movilizaciones indígenas en Ecuador, huelgas en Hong Kong... Hechos que no guardan ninguna relación pero cuya base se puede analizar bajo una lente común sin aludir a otros hechos como la guerra comercial internacional o la crisis financiera de la que no salimos.

Ese análisis supondría un círculo sin fin de indignación y enfrentamiento. ¿Qué hay detrás de eventos tan dispares, a tanta distancia? Un alejamiento entre lo político y lo social.

Mientras un presidente o un ministro legisla una ley, la ciudadanía cada vez entiende menos el sentido o los intereses de esta. Miles de acontecimientos podrían ser causa de esto, pero no podemos simplificar: el descontento, la crisis, el modelo neoliberal o la precarización son parte del distanciamiento de lo político con sus ciudadanos. Se olvidó que un político representa la ciudadanía. Sin juzgar, sin reclamar. El político se convirtió en empresario teniendo más que ganar que perder; más imagen que mantener que arriesgar.

El lenguaje político actual es un lenguaje económico individualista, ni tan siquiera social. Debemos salir de la lógica del beneficio, lo rentable o el riesgo. Debemos recuperar lo común, lo colaborativo, lo nuestro. Mientras esto no se haga, la solución nos la seguirán dando desde el plano económico: un cheque para elegir escuelas, privatizar la sanidad, incentivar planes de pensiones... Pero nadie dijo que las mejoras sociales se hayan conseguido sin complejidades, tensiones y atendiendo a las opiniones y experiencias de todos.