+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PERFIL

Una carrera complicada

 

BEATRIZ MARTÍNEZ
26/02/2019

Muy poco sabíamos acerca de Mahershala Ali antes de que lo descubriéramos en Moonlight y, sin embargo, en apenas tres años se ha convertido en uno de los grandes actores de un nuevo Hollywood que parece haberse abierto definitivamente a la diversidad racial. Acaba de conseguir su segunda estatuilla dorada como actor de reparto gracias a Green book, la película de Peter Farrelly en la que interpreta al virtuoso pianista Don Shirley y que nos descubre la enorme cantidad de facetas de un actor capaz de pasar de un registro trágico a uno cómico en un abrir y cerrar de ojos, siempre con una elegancia innata difícil de conseguir.

Pero el camino hasta aquí no ha sido fácil. Durante casi 20 años se dedicó a hacer pequeños papeles secundarios, pero nunca se rindió. Desde joven se había dedicado a jugar al baloncesto y durante la universidad incluso estuvo en la liga profesional, lo que le enseñó todo lo que había que saber sobre resistencia y competitividad.

Reconoce que desde que tuvo uso de razón, ha sentido la discriminación por el color de su piel, y desde los atentados del 11-S, ha sentido todo tipo de suspicacias por su nombre de origen musulmán (incluso estuvo fichado por el FBI). El actor se convirtió al islam en 1999, lo que no contribuyó a mejorar su imagen pública. Quizá por esa razón, y aunque no renegara de sus creencias, decidió abreviar su nombre de Mahershalalhashbaz Ali a Mahershala Ali en el 2010, y puede que fuera casualidad, pero las cosas comenzaron a mejorar. Comenzó a aparecer en películas independientes como Cruce de caminos, en blockbusters como Los juegos del hambre y en series como Treme. Sin embargo, no sería hasta su aparición en la cuarta temporada de House of cards cuando definitivamente entró en la órbita de Hollywood.

Durante la década de los 2000 también probó suerte en la música como cantante de rap e incluso llegó a grabar un álbum de escasa repercusión, Curb side service. Mahershala Ali está casado con la cantante y artista Sami-Karim, con la que tiene una hija y a la que conoció en una mezquita.

Ahora ya sabemos pronunciar a la perfección su nombre y reconocerlo de inmediato porque es uno de los hombres del momento. Además de Green book tiene en cartelera Alita: Ángel de combate, en la que interpreta al villano de la función, de nuevo con ademanes muy chics, pero con intenciones muy sibilinas, y en televisión acaba de estrenar la tercera temporada de True detective junto a Stephen Dorff y en la que interpreta al detective Wayne Hays. Juzguen ustedes mismos, ¿es o no es el hombre del momento Mahershala Ali?

Noticias relacionadas