+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SE PUEDE VER EN EL museo de arte contemporáneo de badajoz hasta el 7 de febrero del 2019

Exhiben por primera vez fotografías y documentos de Felipe Trigo

Su nieta Carmen está «maravillada por la sensibilidad» con la que se ha montado. Destaca la maqueta de la revista ‘La vida’, su último proyecto, y la correspondencia

 

La nieta del escritor se dirige a los asistentes a la inauguración de la exposición dedicada a Felipe Trigo, ayer, en el Meiac. - EUROPA PRESS

EUROPA PRESS epextremadura@elperiodico.com BADAJOZ
08/11/2018

La exposición ‘Felipe Trigo, fotógrafo. Y otros documentos de su archivo’ recorre desde ayer y hasta el 7 de febrero en el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (Meiac) de Badajoz la faceta fotográfica del escritor (Villanueva de la Serena 1864, Madrid, 1916), así como documentos de su archivo personal.

En concreto, las fotografías han sido seleccionadas de entre más de 250 piezas en blanco y negro y color, placas de cristal e imágenes estereoscópicas, todas ellas procedentes de la donación efectuada por su familia a la Junta de Extremadura para que se depositasen en el Meiac como parte del archivo de la doctora Luisa Trigo y Seco de Herrera. También es la primera vez que se muestran una serie de documentos entre los que destaca su correspondencia privada o la maqueta para la revista ‘La vida’, su último y más visionario proyecto.

Antonio Franco y Matilde Muro son los comisarios de esta muestra, cuya inauguración contó con la presencia de la nieta de Felipe Trigo, Carmen Trigo; la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco; el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; la consejera de Cultura, Leire Iglesias; el diputado de Cultura de la diputación pacense, Ricardo Cabezas, o la concejala de Cultura, Paloma Morcillo.

Durante la inauguración, Carmen Trigo explicó que, ya siendo una mujer mayor y una vez desaparecidas sus tías, le llegó de una manera «fortuita» este «legado» que se puede ver en el Meiac «tan admirable y maravillosamente colocado», y en relación al cual ha querido dar las gracias y ha mostrado su «asombro» ante esta muestra que le «conmueve».

«No se pueden imaginar lo distinto que es ver un tesoro en casa metido en un archivo donde yo lo tengo y, de vez en cuando abrirlo, estudiarlo, ojearlo, y de pronto confiarlo; la vida le trae a uno inesperadamente a personas que no sabes ni que existían, éste ha sido el caso de estas personas que se han ocupado de mi abuelo y de este tesoro», expuso, para mostrar su «alivio enorme» de «poder confiar a Extremadura este tesoro».

También señaló que tenía ese archivo pero no sabía qué hacer con él, que no quería que se dispersara y que quería cumplir la voluntad de su tía Luisa, quien «de una manera muy gráfica decía que si pudiera se llevaría con ella del mundo todo metido en su propia caja para no desprenderse y cuidarlo siempre». «Estoy absolutamente maravillada de ver las cosas colocadas con tanta sensibilidad y tanto arte», reiteró.

figura ilustre/ Por su parte, Antonio Franco agradeció a Carmen Trigo y a sus hermanas María Luisa, Consuelo y Margot la «generosidad» que han tenido y la «confianza» que han puesto en el Meiac para depositar en el mismo «el legado de quien fue una de las figuras más ilustres de la literatura» y «también» de la cultura de Extremadura y España del siglo pasado», Felipe Trigo.

A Felipe Trigo, lo definió como «uno de los grandes nombres de nuestro parnaso literario de principio del siglo XX», autor de una obra «controvertida», «rica» y que «en su momento abrió caminos» rindiéndole un homenaje con esta exposición, que ahonda en otra de sus facetas, la de un aficionado a la fotografía «contagiado» a la misma por su compañero y amigo Ramón y Cajal, que además de médico como Felipe Trigo era también un «excelente” fotógrafo».

La muestra, concluyó Franco, ha contado con la colaboración del Colegio de Médicos de Badajoz y de la Asociación de Amigos del Museo y, de las piezas recogidas en la misma destacó como la «más interesante», aparte de cartas de personalidades «muy relevantes» como Pablo Iglesias o Ramiro de Maeztu, su proyecto editorial para crear una revista que se iba a llamar ‘La vida’. y es que «Era un defensor de la vida como médico, como humanista y como librepensador», subrayó.