+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

OBITUARIO

Fallece Michael Chapman, director de fotografía de 'Toro salvaje' y 'Taxi driver'

El artista de la luz, nombre clave del Nuevo Hollywood que cambió el cine en los años 60 y 70, tenía 82 años

 

Un fotograma de ’Toro salvaje’. -

QUIM CASAS
22/09/2020

Cuando se habla del Nuevo Hollywood, o de los filmes que cambiaron el rumbo del cine norteamericano entre finales de los años 60 y la década de los 70, siempre pensamos en los directores (Arthur Penn, Mike Nichols, Sam Peckinpah, Dennis Hopper, Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, Steven Spielberg) o en los intérpretes (Warren Beatty, Dustin Hoffman, FayeDunaway, Robert Duvall, Robert De Niro, Al Pacino, Karen Black). Casi nunca recordamos a aquellos que contribuyeron sobremanera a la esencia del estilo de aquel nuevo Hollywood, los directores de fotografía.

Fue muy importante el papel de Laszlo Kovacks (EasyRider), Vilmos Zsigmond (Encuentros en la tercera fase, El cazador), Gordon Willis (El padrino, Manhattan), John A. Alonzo (Chinatown). Todos ellos han fallecido en las últimas dos décadas. De esa generación de maestros de la luz solo quedaba vivo Michael Chapman, que estuvo activo hasta el 2007. Murió el pasado domingo a causa de una insuficiencia cardiaca en Los Ángeles, a los 84 años, dejando tras de sí la iluminación de títulos fundamentales, aunque su filmografía es la más reducida de los de su generación.

Trabajó mucho con Scorsese, pero fotografió también el enfrentamiento con el escualo blanco de Tiburón (1975), de Spielberg; la paranoicaLa invasión de los ultracuerpos (1978), de Philip Kaufman; el oscuro descenso a los infiernos morales de Hardcore, un mundo oculto (1979), de Paul Schrader y la adaptación de la novela de Richard Price Las pandillas del Bronx (1979), también de Kaufman. Contribuyó con la luz a la ironía retro de Cliente muerto no paga (1982), de Carl Reiner, y realizó varias incursiones en el cine de gran espectáculo con títulos como Los cazafantasmas II (1989), de Ivan Reitman, y El fugitivo (1993), de Andrew Davis.

Antes de filmar los bailes de Michael Jackson en el videoclip de Bad (1987), su último trabajo con Scorsese, había estrechado lazos con este director. Si tuviéramos que citar dos de las películas más importantes de Scorsese, seguro que en casi todas las listas aparecerían Taxi Driver (1976) y Toro salvaje (1980). La fotografía de ambas es de Chapman. La primera atrapa en color los barrios bajos de Nueva York, mientras que la segunda captura en un blanco y negro casi documental la dura historia del púgil Jake LaMotta.

Su otra colaboración con Scorsese, no menos fundamental, fue en El último vals (1978): Chapman contribuyó de forma fundamental a que esta filmación del concierto de despedida de The Band sea uno de los rockumentales más elegantes, estilosos y vibrantes de la historia del género.