+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Flamenco

«Me gusta ser una artista para toda la vida, no de un ratito»

entrevista a... María Toledo CANTAUTORA Y PIANISTA

 

«Me gusta ser una artista para toda la vida, no de un ratito» - ANTONIO ROJO

‘María Toledo’ (2009), ‘Uñas Rojas’ (2012), ‘conSentido’ (2015), ‘Magnética’ (2016)…, son los últimos trabajos de la cantautora flamenca y pianista María Toledo (Toledo, 1986). Obras, que son algo más que canciones que ella misma acompaña al teclado de su piano. Estos discos son presagios, impulsos, arrebatos de sentimiento y flamenco bien entendido de un icono actual de este género, que sobre todo cree en la intuición, en la constancia, en el buen hacer en el flamenco.., y sobre todo, en sus propias corazonadas. Y así, ‘Corazonada’ (2019) ha bautizado a su ‘hijo’. Su quinto trabajo de estudio, su duende personal que ella misma ha compuesto y producido bajo el abrigo de Universal Music. La flamenca del piano, la de las uñas rojas, la del pelo ‘alborotao’, la magnética. María Toledo: arrebatadora, simpática, alegre, buena músico y amiga. La misma con la que compartí una tarde emeritense, mientras imaginábamos un hipotético concierto, entre las piedras históricas y milenarias de la capital de Extremadura. Esa misma. Pues que así sea, artista.

—Este disco, ¿es fruto de una corazonada?

—Sin duda, creo que el tener un presentimiento de que algo bonito va a pasar te hace vivir con la ilusión a flor de piel. Empecé a componer a partir de la canción ‘Mundo de mentiras’ que está dedicada al amor, y fue una corazonada. Parecía que el amor me estaba llegando. Yo siempre digo ‘parecía’ porque tenía miedo…, me daba miedo sufrir, y de pronto ese amor se quedó para siempre, ¡y de momento sigue conmigo!.

—Arranca el disco con un alegato a la ilusión, a dejarse llevar por la intuición y también por la constancia en el trabajo, ¿esa ha sido la fórmula mágica de Maria Toledo a lo largo de su carrera?

—Pues sí, y tú que me conoces mucho sabes que soy de constancia, del día a día. Creo que una carrera no se construye en un solo día, ni con un éxito, sino en el poco a poco, al menos en una trayectoria larga que es lo que me gusta. Me gusta ser una artista para toda la vida no de un ratito.

—Un trabajo, compuesto y dirigido por ti, ¿necesidad de controlar todo el proceso?, ¿necesidad de escribir?, ¿de crear algo 100% Maria Toledo?

—Desde que empecé en mi carrera musical, no sé si por mi forma de ser, siempre me ha gustado controlarlo todo, y si no llego, al menos hacer un poco de ‘vigilante’. Me gusta, aunque tienes a tu equipo, estar detrás en lo musical y en lo que no es musical. Me gusta estar en todo, ser conocedora…, es que hay artistas que no tienen contacto ni siquiera con sus músicos. Si voy a un concierto, y a un músico le duele la cabeza, ¡yo tengo que saberlo! Porque yo ya sé que ese músico está en ese momento un poco ‘plof’. Entonces me gusta mucho el enterarme de lo que está sucediendo y como se trata de mi ‘hijo’, no me gusta que le ate los cordones de los zapatos cualquiera, ¿me explico? Necesito saber qué se está haciendo, cómo, y elegir dónde quiero y dónde no quiero.

—¿Y eso se consigue?, ¿es fácil coger las riendas de una carrera?

—Hay cosas que se te escapan porque una no llega, pero requiere concentración absoluta en la música, yo es que no salgo ni a tomarme un refresco, ¡es que no tengo tiempo! Y como lo que me da la felicidad es lo que hago…, ¡es que me lo paso muy bien cantando!, ¡es que es mi vida!. Esto no es un trabajo, es lo que me gusta hacer.

—‘Ayúdame a reír’, ‘Sobran motivos’, ‘Mamá’, ‘Me lo merezco’, ‘Hermana’.., ¿es un disco o el diario personal de María Toledo al piano?

—Es un poco diario, es ‘mucho’ mi vida, porque de hecho ‘Dibújame un corazón’, que va a ritmo de alegría, parte del dibujo de un corazón con las manos en un aeropuerto, por ejemplo…, y nace, a partir de crear una letra con Jesús del Rosario que sabes que es un guitarrista de Caño Roto. Compusimos estas alegrías los dos ‘juntitos’, y es una alegría que no pertenece a un cante clásico de lo que es cantar por alegrías, ¡que no significa que no lo conozcamos! Partimos del flamenco caminando hacia melodías nuevas.

—¿Y por qué no hizo unas alegrías tradicionales?

—Porque mira, yo me aburro que se canten siempre las mismas letras, las mismas formas, ¡esto es un aburrimiento! ¿No tenemos derecho, los jóvenes del siglo XXI, a hacer una letra nueva con ritmo de alegrías sin que sean unas alegrías? O sea, ¿todo tiene que ser lo que hicieron nuestros antepasados?…, entonces, ¿qué pasará dentro de 20 años? ¿Que seguiremos cantándolas?, no se puede crear nada nuevo porque ya te alejas…, está claro que no se puede confundir ‘al personal’. Dicen: el flamenco está muy de moda. No, no es flamenco, lo venden como flamenco y eso no es así. Yo digo: esto es una canción aflamencada, no es la alegría ortodoxa y lo explico tal cual. Pero desde mi punto de vista, si es necesario que se hagan nuevas letras con conocimiento, con respeto, pero no que todo lo que suene aflamencado digan que es flamenco. Ahí es donde creo que tenemos que trabajar entre todos para que haya un buen límite.

—Claro, pero que se etiquete bien desde el propio artista…

—Claro, claro. Los que vienen a mi concierto incluso a veces, me han traído un disco de La Niña de los Peines: «Mira, es que lo he comprado porque dijiste que había sido tu fuente», ¿ves? Pero es verdad que a otras personas les está ofendiendo y están desesperadas cuando comprueban que llaman flamenco a algo que no lo es, y no pueden hacer nada. Es importante saber qué canta cada persona y si lo etiquetamos, que lo hagamos bien. No podemos mezclar las lentejas con las judías, aunque ambas sean legumbres. Es un debate interesante, ¿qué hacemos?, ¿nos quedamos parados? Tenemos que evolucionar, pero informando a la gente no confundiéndola, porque a un niño de quince años que no tiene ni idea de qué es el flamenco, luego te dice qué es flamenco…, vamos, no quiero nombrar a nadie porque es de risa... ¿sabes? El flamenco sigue llenando estadios, pero mira, a mí, de toda la vida, me encantó componer. Es lo que me gusta más, ¡más que cantar y tocar!. Es una cosa que me llena y no quisiera dejar de hacerlo. Me encanta componer historias nuevas y es complicado porque cuando estás recreando no compones…, por eso este disco va mucho más allá. Ha sido componerlo entero desde cero…

—Tres años de trabajo, ¿no?

—¡Uff! No veía el momento de sacarlo…

—Pero un trabajo con colaboraciones destacadas, como comentabas, de Jesús del Rosario pero también de otras guitarras como la de Diego del Morao…

—Sí, sí, Diego del Morao me acompaña en las bulerías, tengo a Carlos Benavent en el bajo también, a Curro, de Navajita Plateá,…, yo sigo apostando por las buenas guitarras y los buenos músicos…, es muy bonita la unión que tengo con ellos…, en la presentación de Suma Flamenca (XIV Festival Flamenco de la Comunidad de Madrid. 5-23 junio) he presentado ‘Corazonada’ pero explicando a críticos y afición lo que yo he querido con esta obra. ¡No son unas alegrías, pero suenan a alegrías!

—Claro, canta primero lo ortodoxo y una vez que lo demuestra, luego coge el piano y presenta ‘Corazonada’...

—Es que es básico el recorrido que se hace desde niña. El ir a los concursos, recorrerse las Peñas Flamencas ofreciendo conferencias ilustradas…, es un bagaje flamenco…, eso te lo da todo eso. Hay que culturizarse un poco y luego lo que la libertad te permita.

—Y usted, que crees tanto en las corazonadas…, ¿qué pálpito te da este disco?

—El pálpito de seguir trabajando. Sé que no va a cambiar nada, que voy a seguir igual, pero me da el pálpito de salir al escenario y disfrutar. Es que a mi me gusta mucho cantar algo que he compuesto más que lo que han hecho otros, porque me imagino por quien lo hice, por qué lo hice…, ‘Mundo de Mentiras’, que está acompañada por una sinfónica de músicos venezolanos con los que quiero apoyar a esos talentos con lo mal que lo están pasando…, la hice en pijama diciéndome…, ‘qué mentira todo…, pero, ¿cómo he podido encontrar yo a un hombre de verdad?’ (Y se vuelve a reír)

—María, cuando su marido escucha todo esto…, hablando tanto de su amor…

—Pobrecito, ¡yo creo que se asusta!, Dirá: como yo un día quiera dejar a esta mujer ¡me van a linchar en España!