+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un regalo de Navidad

‘Klaus’, producción de Netflix sobre el mito de Santa Claus del madrileño Sergio Pablos, optará a llevarse una estatuilla como mejor filme de animación

 

Radiante 8 El director Sergio Pablos, fotografiado ayer en Madrid. - DAVID CASTRO

BEATRIZ MARTÍNEZ
14/01/2020

Con solo cinco años, Sergio Pablos ya tenía claro que quería dedicarse a la animación y trabajar en Disney. Y lo consiguió. Estudió en Estados Unidos y participó en películas como El jorobado de Notre Dame (1996) o Hércules (1997) hasta que fundó SPA Studios, su propia compañía a través de la que siguió trabajando para Universal, Warner o Blue Sky. Uno de sus personajes llegó a convertirse en el megaéxito Gru: Mi villano favorito, pero todavía le quedaba un reto por conseguir: dirigir su propia película de animación.

Lo ha logrado gracias a Klaus, una producción de espíritu clásico y trazo minucioso coproducida por Atresmedia y distribuida por Netflix, cuyo resultado ha sido apoteósico: nominaciones a los Premios Annie (los más importantes dentro de la industria), a los Bafta, a los Goya y, como guinda final, a los Oscar. Es la segunda película española que lo consigue después de Chico y Rita, de Fernando Trueba en el 2011.

«Estamos muy contentos porque los miembros de la Academia están apostando por una mayor diversidad», cuenta Pablos junto a la productora de la película Marisa Román. «Hay más estilos, más nacionalidades, una mezcla entre franquicias y contenidos originales muy estimulante».

Klaus competirá el próximo 9 de febrero en los Oscar junto a Cómo entrenar a tu dragón 3 (DreamWorks Animation), Toy Story 4 (Disney / Pixar), Mr. Link. El origen perdido (LaikaEntertainment), que dio la sorpresa al ganar el Globo de Oro, y la francesa de animación más adulta e indie ¿Dónde está mi cuerpo? Han leído bien, entre las nominadas no se encuentra Frozen 2: el paisaje nevado de Klaus ha podido con el reino de hielo de Olaf y Elsa.

La película nos adentra en el espíritu navideño y el mito de Santa Claus, pero desde una perspectiva diferente, la de un cartero destinado a una ciudad del Círculo Polar Ártico que entabla amistad con un ermitaño que comienza a repartir juguetes a los niños del lugar, generando a su alrededor toda una mitología que es la que ha llegado hasta hoy.

En Klaus, el director madrileño ha apostado por el retorno a la animación tradicional, dibujada a mano, pero, como nos cuenta, no limitándose únicamente a eso, también había que innovar de alguna manera, buscar nuevas ideas que no se circunscribieran al Disney clásico, buscando la mezcla perfecta entre tecnología y arte.

El premio ha sido llegar

El almendralejense José María Fernández de Vega, coproductor de Buñuel en el laberinto de las tortugas, que queda fuera de la lucha por los Oscar como mejor película de animación, afirmó ayer que para ellos «el premio ha sido llegar hasta aquí».

La productora extremeña The Glow Animation Studio está detrás de esta película, que, basada en el cómic del ilustrador cacereño Fermín Solís, está nominada a cuatro Premios Goya. Su responsable, en declaraciones a Efe, confesó que por un lado tenían la «ilusión» de lo que suponía la nominación al Oscar, pero sabían que era «muy difícil».

Recordó también que solo podían ser seleccionadas cinco películas y había 32 obras candidatas. «Había muchas y con mucho presupuesto para hacer campaña» por la candidatura, avisó.

El hecho de que estuviera en «muchas quinielas» es, a su juicio, mucho más de lo que una película como la suya podía aspirar y expresó la satisfacción del equipo de producción de la película por Klaus, en la que ha, dijo, « ha trabajado mucha gente que empezaron con nosotros, así que un poquito de Buñuel también está ahí en los premios», subrayó.

Pulsa aquí