+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los estrenos de la semana

El terror hecho espectáculo

‘It: Capítulo 2’ es más larga, más grande y tendrá seguramente más éxito que la primera

 

El aterrador payaso Pennywise, en un fotograma de ‘It: Capítulo 2’. -

JUAN MANUEL FREIRE
08/09/2019

It, la creación interdimensional de Stephen King, asaltó nuestros cines hace justo dos años, veintisiete después de una adaptación en forma de miniserie que quitó el sueño a quienes crecimos durante los 80. El tiempo de espera tenía su lógica: son precisamente 27 los años que, en el libro de King, se toma la entidad del título para reaparecer y dar caza a los pobres niños de Derry, localidad ficticia del (muy real) estado de Maine, donde creció King.

Muy mal tendría que haber ido It, la película, para que el argentino Andy Muschietti no hubiera llegado a dirigir la segunda, dedicada a la mitad adulta del libro, con los niños ya hechos y derechos (o casi) y determinados a acabar con el payaso Pennywise (forma favorita de Eso) de una vez por todas. Pero es que, lejos de ir mal, fue fenómeno. En pleno auge comercial del cine de terror, It no solo recuperó su presupuesto (35 millones), sino que recaudó en todo el mundo esa misma cifra multiplicada por veinte (hizo algo más de 700 millones), lo que da las claves de su éxito.

Por eso no ha habido que esperar 27 años, solo dos, para volver a tener al Club de los Perdedores en nuestros cines, en una entrega que quiere ser más larga, más grande, más épica; darte más valor por tu dinero. It: Capítulo 2 dura la friolera de 169 minutos (algo más de media hora que la primera), lo que la convierte en una de las películas de terror mainstream más largas de la historia. Los amantes del género están de enhorabuena ya que tendrán más minutos y más posibilidades de saltar de la silla. Cuenta con más criaturas, sustos y set pièces de acción terrorífica, todo ello hecho realidad gracias a la relativa magia de los efectos digitales. Es un raro caso de blockbuster terrorífico, una scary movie construida a imagen y semejanza de los espectáculos de superhéroes que se han convertido en principal fuente de ingresos del Hollywood actual.

También como esas películas, It: Capítulo 2 ha logrado convencer a grandes nombres para meterse en situaciones peligrosas. James McAvoy da vida a Bill, antiguo líder del Club de Perdedores, convertido en novelista y guionista de éxito. Cuando lo conocemos, su mujer, Audra (Jess Weixler), rueda una película basada en un guion suyo a las órdenes de un director llamado Peter, encarnado por Peter Bogdanovich. No es el único cameo sorprendente (o quizá no tanto) de la película: callaremos y quien quiera saberlo que pase por la sala de cine o que espere a que alguien se lo cuente.

PASADO Y PRESENTE / Por otro lado, Jessica Chastain encarna a la versión adulta Beverly, única chica del club, todavía víctima de malos tratos, ahora no de su padre, sino de su marido Tom (Will Beinbrink). Y el cada vez más asentado como actor Bill Hader (antigua estrella del Saturday night live) es Richie Bocazas Tozier, convertido en un cómico de stand-up con más gracia fuera del escenario que sobre él. Completan el reparto central actores como Jay Ryan (un Ben ya sin sobrepeso), Isaiah Mustafa (Mike), James Ransone (Eddie) y Andy Bean (Stan).

Lo que no quiere decir que los jóvenes Perdedores no hagan acto de aparición. Los productores de It: Capítulo 2 probablemente querían preservar algo del gancho adolescente de la primera entrega, que podía verse casi como una Stranger things clasificada R (es decir, los menores de 17 han de entrar acompañados por un adulto). O quizá creyeron que esta vez sí debían ser fieles a la estructura de la novela original, en constante alternancia entre pasado y presente.

De modo que volvemos a ver a Finn Wolfhard, Jeremy Ray Taylor o Sophia Lillis en sus viejos roles, y no de forma anecdótica o testimonial: cada personaje tiene su propio extenso flashback sobre algún episodio terrorífico, lo que, todo sea dicho, resta ímpetu narrativo a la primera mitad del filme. En el caso de Wolfhard y Taylor, es bastante evidente el proceso de rejuvenecimiento digital al que han tenido que ser sometidos. Problemas de rodar en edad de crecer.

FENÓMENO DE LA ‘KINGMANÍA’ / El fenómeno parece cantado, lo que solo alargará esa kingmanía de la que hablábamos hace un par de años. Stephen King será, de hecho, el rey del otoño. Hace poco, el festival de Sitges anunciaba como película inaugural En la hierba alta, adaptación de Vincenzo Natali (Cube) de la novela corta coescrita por King y su hijo Joe Hill en el 2012.

Unas semanas después del festival, el 24 de octubre, Movistar+ estrenará la segunda temporada de Castle Rock, serie basada en el universo del autor norteamericano. Y seis días después llega a nuestros cines Doctor Sueño, la película de Mike Flanagan (responsable de, entre otras, La maldición de Hill House) basada en la secuela literaria de El resplandor, con Ewan McGregor como Danny Torrance.

Por otro lado, el director Andy Muschietti no desdeña la posibilidad de extender la franquicia It a base de precuelas: al fin y al cabo, ¿acaso hemos visto qué pasó 27 años antes de la primera parte? ¿Y 54? ¿Y 81? Puede que eso siempre vaya a estar ahí y seguramente, lo veremos.

Pulsa aquí