+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La nueva aventura 'Lah jalajah de la Cahtafiore'

Un Tintín políglota practica el castúo

 

Un ejemplar de 'Lah jalajah de la Cahtafiore' en castúo. -

EFE
25/06/2019

El álbum de las aventuras de Tintín Lah jalajah de la Cahtafiore ha sido traducido a seis dialectos, españoles, entre ellos, el castúo para dar a conocer el habla "del poeta Luis Chamizo y de nuestros antepasados rurales".

Así lo ha explicado el coleccionista y promotor de la traducción, Juan Manuel Manzano, junto al traductor, José Sánchez del Viejo, y la delegada de Cultura en el Ayuntamiento de Mérida, Silvia Fernández, durante la presentación oficial de esta edición en Extremadura.

Manzano ha destacado la "gran aceptación" de la edición en castúo ya que se han editado 1.200 ejemplares de los cuales 500 se han vendido fuera de España fruto de la curiosidad que ha despertado un dialecto "que casi nadie conoce".

También se han introducido guiños localistas y se eligió esa historia porque es la "más rural" de la colección con paisajes de jaras y encinas.

En este sentido, Fernández ha señalado la originalidad de la obra que mezcla las raíces extremeñas y un formato tan "divertido y dinámico" como el cómic.

Por otro lado, Sánchez del Viejo ha confesado que cuando le plantearon el tema, le parecía imposible hacer una traducción de algo que no era su pasión porque para hacerlo "te tiene que llegar, lo mío es la poesía y si un poeta no me conmueve soy incapaz de traducir una palabra".

Además, no existe una norma reglamentada sobre la que basarse para hacer la traducción, por lo que utilizó como base el lenguaje de Luis Chamizo adaptándolo a sus propias normas.

 
 
1 Comentario
01

Por juan de la vera 14:07 - 25.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hasta el lenguaje se convierte en fuente de canonjías para un progresismo trasnochado y viejuno. Se empeñan en banderías cuando el mundo debía ser universal. Allá ellos y su negocio chovinista