+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

directora y actriz

Leticia Dolera: «Tras cada ola feminista, el patriarcado se ha revuelto»

Presenta 'Vida perfecta'

 

Leticia Dolera, en San Sebastián. - efe / juan herrero

BEATRIZ MARTÍNEZ
23/09/2019

Después de triunfar en el pasado Festival de Series de Cannes, Leticia Dolera, en su triple faceta de actriz, guionista y directora, presenta en el Festival de San Sebastián Vida perfecta, ficción televisiva de Movistar+ en la que habla de los sueños e inseguridades de tres mujeres treintañeras.

–¿Cómo surge ‘Vida perfecta’?

–De la necesidad de contar las historias, las inquietudes, las frustraciones que veo reflejadas en mis amigas y en las mujeres de mi entorno, también en mí misma. Quería hablar de todas esas experiencias, de toda esa mirada común.

–No suele ser habitual ver una serie centrada en las mujeres.

–La verdad es que no. Además, el 60% del equipo es femenino. Hubo una serie que se llamaba Mujeres, de Félix Sabroso y Dunia Ayaso, y en los 80 Fernando Colomo hizo Las chicas de hoy en día. Pero es cierto que vivimos en una sociedad antropocentrista y eso lleva a creer al gran público que se va a identificar siempre con el protagonista masculino... a no ser que se hagan más series de mujeres. Yo quería centrarme en este caso en la gente de mi generación. Eso no quiere decir que los hombres no se vayan a sentir identificados, porque habla del éxito, del fracaso, de lo que supone formar una familia.

–Se habla de tres perfiles de mujeres muy diferentes, ¿de qué cosas quería hablar a través de sus personajes?

–Quería desmontar clichés alrededor de ¿qué es la familia?, ¿qué es el amor?, ¿qué lugar ocupa el sexo en mi vida?, ¿quiero tener hijos?, ¿he llegado a donde quería llegar? Y también, cómo entran las redes sociales en esta dinámica. Tenemos todo el rato una serie de inputs que te dicen lo que tienes que hacer, lo que tienes que construir, mira a este, mira a aquel, yo lo he conseguido, tú también puedes...

–La insatisfacción con aquello que uno tiene es otro de los grandes temas de la serie.

–Nos enseñan a desarrollar nuestras capacidades intelectuales, pero no las emocionales. Y construimos nuestras ideas de felicidad, de pareja, de sexo, al margen de lo emocional. Aspiras a ideas sobre todo eso y si no sale bien, te dedicas a taparlo. Y cuando tapas tu miedo y tu vulnerabilidad, estás perdido.

–¿Serie generacional?

–Las mismas preguntas que nos hacemos ahora también se las hacían nuestras madres, solo que la sociedad no les daba oportunidad de tomar otros caminos. La generación de los 30-40 estamos en un impás de posible cambio, de apertura de nuevas miradas, pero hemos crecido con una idealización y con una serie de patrones a seguir en la vida. ¿Y ahora qué hago, puedo ir marcha atrás?

–¿Podríamos considerarla una metáfora sobre las ataduras a las que las mujeres hemos estado sujetas y de la necesidad de liberarse de ellas?

–Cuando la escribía pensaba en las cadenas individuales de cada uno de los personajes, no como colectivo social de mujeres. Cómo esas cadenas representan esa vida perfecta y cómo tienen que romperlas para dejarse llevar.

–¿Por qué incomoda tanto últimamente la palabra feminismo?

Tras cada ola feminista ha habido una regresión, el patriarcado se ha revuelto porque al sistema le asusta el cambio.