+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

BALONCESTO. LIGA FEMENINA ENDESA

Agarradas a un milagro

El Al-Qázeres necesita ganar al menos dos de los cinco partidos que le quedan para tener opciones de permanencia. "Vamos a darlo todo hasta el final", dice la base Irene Lahuerta

 

Irene Lahuerta sube el balón durante el partido ante el Bembibre del pasado domingo. - MILA GARCÍA

Cinco partidos, cinco finales, aunque algunas prácticamente imposibles, como la del domingo ante el Girona, o la de este miércoles frente al Estudiantes, ambos en el Multiusos. Eso es lo que tiene por delante el Alter Enersun Al-Qázeres, que este pasado domingo vio cómo se reducían al mínimo sus opciones de permanencia en la Liga Femenina Endesa tras perder en Bembibre (68-55).

Pero el mensaje en el club es claro. A pesar de la dificultad. «Hay que pelearlo hasta el final», dijo el técnico Jacinto Carbajal tras la derrota. «Vamos a darlo todo hasta el final para poder conseguir el objetivo», apuntó ayer en declaraciones a este diario Irene Lahuerta.

Para aspirar a la permanencia, el Al-Qázeres debe sacar al menos dos victorias. Y eso si el Bembibre no gana ninguno de los cinco partidos que le quedan, entre ellos uno ante el colista, Quesos El Pastor de Zamora, que puede estar ya matemáticamente descendido para ese momento, el 12 de marzo.
Además de Estudiantes (miércoles, 20.00 horas) y Girona (domingo, 18.00), ambos en el Multiusos, el Al-Qázeres debe enfrentarse aún a Ensino a domicilio (séptimo), Campus Promete en casa (decimotercero) y Cadí la Seu fuera (octavo).

El camino del Bembibre comienza este domingo a domicilio ante el Araski (décimo), para recibir después del parón por la Copa de la Reina al Quesos El Pastor. A partir de ahí su calendario se complica: Avenida, Valencia (partido aplazado de la vigesimoprimera jornada) y Estudiantes.

«Para nosotras todos los partidos son igual de importantes», apunta Lahuerta, pero es «obvio que algunos son más accesibles». Lo que debe hacer el Al-Qázeres, dice la base, es centrarse en mejorar ellas mismas como equipo, «trabajar en nuestro juego, en nuestra defensa y en nuestro ataque para llegar a todos los partidos lo mejor preparadas posible». Tiene que hacerse un reset la plantilla del Al-Qázeres, añade la directora de juego, que reconoce que la derrota en Bembibre «ha sido bastante dura. Pero la temporada aún no ha acabado», avisa.

En el club cacereño no se descarta la opción de buscar algún refuerzo para este último mes de competición, un intento ‘a la desesperada’ para luchar por la permanencia. Pero no lo cree necesario Lahuerta. «Nos tenemos que reforzar nosotras como equipo, aprender de los errores. El refuerzo que necesita este equipo somos nosotras mismas trabajando y dándolo todo hasta el final para conseguir la permanencia en la Liga Femenina».