+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

BALONCESTO. LIGA FEMENINA ENDESA

El Al-Qázeres inicia ante el Estudiantes su 'contrarreloj' para salvar el cuello

Jacinto Carbajal solo podrá contar con seis profesionales (20.00 horas)

 

Arica Carter, jugadora del Al-Qázeres la pasada temporada, penetra a canasta con el Estudiantes. - JOSÉ PELEGRÍN

Javier Ortiz Javier Ortiz
23/02/2021

Intenta el Alter Enersun Al-Qázeres Extremadura levantarse de la lona a la que cayó tras el vapuleo recibido el domingo por el Embutidos Pajariel Bembibre. Su esprint por evitar bajar desde la Liga Femenina Endesa a la nueva Liga Femenina 2 --que tendrá solo un grupo-- empieza este miércoles (20.00 horas) en partido aplazado de la decimonovena jornada ante el Movistar Estudiantes en el Multiusos cacereño.

Si en una competición polarizada como esta ya es difícil ganarle a uno de los de arriba --el Estudiantes es quinto, pese a su condición de recién ascendido--, todo se complica más cuando se cae en la cuenta de que las dos últimas incorporaciones de las cacereñas. Petra Zaplatova y Anna Pachurina, no podrán jugar. Ambas fueron inscritas con posterioridad a 3 de enero, fecha en la que en principio debía jugarse este choque que fue pospuesto por un posible positivo del conjunto colegial.

Eso deja al necesitadísimo equipo de Jacinto Carbajal con solo seis profesionales: las exteriores Irene Lahuerta, Alexis Jones y Eleanna Christinaki, la polivalente Fiona O’Dwyer y las interiores Alexa Hart y Vicky Llorente. Como sucedió recientemente en la pista del Girona, quizá haya que echar mano de jóvenes de la cantera para dar algún descanso.

 

APURAR LAS OPCIONES / El equipo apenas ha tenido tiempo para asimilar lo sucedido en Bembibre, donde ni siquiera tuvo la posibilidad de pelear el ‘average’ en unos últimos minutos con muy malas señales. « La derrota nos ha dolido porque teníamos esperanza de mantenernos en una buena situación de cara al final de temporada, pero no salieron las cosas como esperábamos», lamenta Jacinto Carbajal en declaraciones distribuidas por el club, que no organiza ruedas de prensa prepartido desde Navidad con preguntas de los periodistas escudándose en la situación sanitaria.

El técnico no arroja la toalla: los cálculos pasan por ganar dos de los partidos que restan y que Bembibre o Campus Promete --que aún tiene que visitar el Multiusos-- no sumen ninguno. «Hay que hacerle ver al grupo que tenemos menos opciones que hace unos días, pero que las hay», señala. No falta en él un atisbo de arenga en sus palabras: «es el momento de sacar orgullo, lucha e intentar pelearlo hasta el final. En cinco partidos nos tenemos que poner en el supuesto de que nuestros rivales no ganen o ganen menos que nosotras».

Para ello el Al-Qázeres debe ganar ese mínimo de dos o tres encuentros y, al menos por lo transmitido el domingo, no está en esa disposición anímica ni física. 

Carbajal reconoce como obvia dificultad no tener ni a Zaplatova ni a Pachurina, lo que le empuja a, como señala, «hacer algún retoque por no tenerlas». Aún así, intenta transmitir cierto optimismo. «Con esa plantilla mermada intentaremos hacer el mejor partido posible, agarrarnos a ello y ganarlo. Cosas más difíciles se han visto».

Aprovecha además para elogiar al Estudiantes («sabemos de su potencial y pronto disputará la fase final de la Copa de la Reina»), ante el que ya se perdió en la primera vuelta (71-58).

 

EL RIVAL / El conjunto colegial llega intentando volver a coger ritmo después de un parón. «El covid nos está pasando la factura. Estamos volviendo a coger ritmo. Eso me preocupa más que las bajas», explicó su entrenador, Alberto Ortego. No es su mejor momento, como se demostró en la reciente derrota ante el Gran Canaria (70-65).

Respecto al encuentro, Moreno indica que «es muy importante para recuperar sensaciones y volver a la senda de la victoria, más cuando el sábado tenemos otro partido muy duro en casa ante Casademont Zaragoza».

«Va a ser un partido difícil, más aún de lo normal por toda esta situación, pero también porque Al-Qázeres llega con necesidad, en un momento en que cada encuentro para ellas es una final en la lucha por la permanencia. Estoy convencido de que podemos sacarlos adelante si vamos con energía», añadió.

En sus filas cuenta con Arica Carter, base del Al-Qázeres la pasada campaña y que en esta está mejorando ostensiblemente sus prestaciones (de 4,3 a 10,5 de valoración incluso con dos minutos menos de media en pista).

El Al-Qázeres volverá a jugar el próximo domingo en el Multiusos un encuentro todavía más difícil: frente al Girona. Después llegará el descanso por la Copa.