+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

natación // campeonato del mundo

La andaluza Alba Vázquez pulveriza el récord mundial junior de los 400 estilos

La española asombra en la cita de Budapest

 

Alba Vázquez, eufórica tras su triunfo. - GETTY IMAGES

EFE MADRID
21/08/2019

La onubense Alba Vázquez confirmó que es una de las más firmes promesas de la natación española, tras añadir al título de campeona de Europa júnior de los 400 estilos que logró el pasado julio la medalla de oro en los Mundiales de la categoría que se disputan en Budapest, con nuevo récord del mundo incluido. Ya lo había advertido la nadadora del Colombino, que días antes de arrancar la competición aseguró en declaraciones a Efe que llegaba a la capital magiar en el «mejor estado de forma» en el que «había estado nunca».

Lo confirmó este martes en la pileta del Duna Arena, donde Alba Vázquez, que cumplió 17 años el pasado febrero, rebajó en 48 centésimas la anterior plusmarca universal, tras colgarse el oro con un tiempo de 4:38.53 minutos. Una marca que hubiera permitido a la joven nadadora onubense disputar la final del Los Mundiales absolutos el pasado mes de julio en la localidad surcoreana de Gwangju, a la que se accedió con un crono de 4:38.93.

Dato que refleja la evolución de Vázquez, que en poco más de un mes y medio ha rebajado en más de dos segundos (2.11) su marca personal en los 400 estilos. Si en los pasados Europeos Júnior de Kazán (Rusia) la nadadora española se colgó el oro con un tiempo de 4:40.64, este martes bajó por primera vez en su carrera de la barrera de los 3:39 minutos. Un suculento ‘mordisco”fruto del intenso trabajo que, como ella misma recalcó, le ha permitido mejorar notablemente sus prestaciones tanto en la posta de espalda como en la de nado libre.

“En lo que más he mejorado es la espalda, que es lo que más estoy trabajando con mi entrenador, y el crol», explicó Vázquez ante del inicio de los Mundiales. La evolución de la onubense, que aprendió a nadar, según relató, por el miedo de su madre a que se ahogara, no parece tener límites ahora.