+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

VOLEIBOL 3 SUPERLIGA 2 FEMENINA

El Arroyo paga caro su largo viaje y cae en Gijón ante el Covadonga (3-1)

El equipo de Adolfo Gómez, flojo a domicilio

 

Isabela Quiuqui, máxima anotadora del Arroyo. - NINA BAÑEGIL

REDACCIÓN CÁCERES
07/12/2019

El Extremadura Arroyo evidenció en la jornada de mañana en el Pabellón Braulio García de Gijón que no termina de carburar fuera de su feudo, y cedió una nueva derrota, en este caso por 3-1 (25-11, 18-25, 25-13 y 25-18), ante el RGC Covadonga, que le aleja de los puestos de privilegio de la tabla clasificatoria

En el bando asturiano brilló, una jornada más, la punta receptora Míriam Diéguez (28 puntos), bien secundada por Paula Lorenzana (11) y Marina Rubiera (8).

En el conjunto extremeño fue la central Isabela Quiuqui su principal referente anotadora (14), por delante de Luana Silva (11) e Isa Espino (10).

El cuadro que entrena Adolfo Gómez saltó a la cancha gijonesa con el cansancio acumulado del largo viaje (el partido se jugó a las doce del mediodía y el equipo viajó de madrugada) y lo pagó evidentemente con el severo correctivo que le endosó la escuadra asturiana (25-11).

La formación cacereña reaccionó en el segundo set, y con una buena distribución de juego de Beatrix Meléndez-Pál y la fantástica recepción de Bea Gómez (92 por ciento de acierto), fue capaz de igualar el encuentro (18-25).

DE MÁS A MENOS / En el tercer juego, después de un prometedor arranque (1-7), la escuadra de Arroyo se colapsó y permitió un parcial de 13-1 (14-8), del que no fue capaz de reponerse (25-13).

En la cuarta manga continuó el nivel de desacierto de las jóvenes jugadoras cacereñas, así como de Luana Silva, muy desafortunada en labores ofensivas (25-18).

La próxima jornada, el Extremadura Arroyo recibirá en su cancha la visita del CV Torrelavega, ante el que espera dar un mejor nivel del que dio ayer. Siendo en su cancha, es evidente que así puede ocurrir. El cuadro de Adolfo Gómez quiere redimirse de esta manera de un mal encuentro fuera de casa.