+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LIGA ENDESA

El Baskonia asalta Badalona y deja en el aire la Copa para la Penya

Las pérdidas y el mal porcentaje condenan al equipo vedinegro que se jugará su clasificación en Burgos (67-68)

 

El jugador del Baskonia Shields entra a canasta en presencia de Delía. - MARTA PÉREZ (EFE)

LUIS MENDIOLA
13/01/2019

Badalona soñaba con un triunfo frente al Baskonia, que permitiera sellar la clasificación para la Copa y redondear una jornada festiva. Pero el sueño se torció en el último instante y el equipo de Velimir Perasovic arrancó un triunfo agónico en el Olímpic 67-68) que deja a los verdinegros en el purgatorio. Será en la última jornada de la primera vuelta, en la cancha del San Pablo Burgos, donde la Penya se jugará uno de los últimos billetes para el torneo de Madrid, al que también aspira el Baxi Manresa, ganador en la pista del Gipuzkoa.

Sin hacer un gran encuentro, el equipo de Carles Duran tuvo una reacción espectacular en los últimos cinco minutos, en los que llegó a enjugar una ventaja de 11 puntos del Baskonia (53-64) y llevó el desenlace a un cara o cruz, después de un palmeo en ataque de Todorovic que igualó a 67. Poirier avanzó al Baskonia anotando uno de los dos tiros libres de los que dispuso a nueve segundos del final (fue su único punto en el partido). Y en el último ataque, la precipitación llevó a Todorovic, uno de los jugadores más acertados de la Penya en las últimas semanas, a lanzar un triple que no entró.

DEBUT DE DELÍA

Las 18 pérdidas acumuladas y el mal porcentaje en ataque (38%) fueron en realidad los dos aspectos que condenaron al Divina Joventut, a pesar de su avasallador dominio en el rebote (49 por 28, 20 de ellos ofensivos), en el que le ayudó su nueva incorporación, el pívot argentino Marcos Delía, sustituto del lesionado Birgander. Ese aspecto marcó un encuentro de constantes alternativas, muchos  nervios por el valor de la victoria y también emoción, aunque de escasa calidad, especialmente en ataque.

El mérito del triunfo del Baskonia fue sobreponerse al momento agónico que atraviesa. No solo por el cansancio de esta semana, en la que ha disputado tres encuentros. También por la situación dramática de la enfermería, con muchas bajas de peso como Garino, Granger, Shengelia y Voigtmann.

El panorama aún se le complicó más al equipo vitoriano en el Olímpic, ya que en un momento u otro, Janning, Poirier y Shields se fueron al banquillo por alguno problema de tobillo. Pero aún así, el cuadro vitoriano se agarró al encuentro desde la línea del triple (10 de 23, con 5 de Shields) y supo dar el estirón en el momento oportuno para aguantar la reacción de su rival y prevalecer.