+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TENIS / HISTORIA EXTREMEÑA EN UNO DE LOS CUATRO ‘GRANDES’ DE LA TEMPORADA, QUE SE INICIA EL LUNES

Un cacereño en el US Open

Juanjo Climent ejerce como entrenador de Maxime Cressy, número 222 del ranking mundial

 

Maxime Cressy y Juanjo Climent posan, sonrientes. - CEDIDA

JAVIER ORTIZ
23/08/2019

El US Open empieza el lunes en Nueva York y entre bambalinas, rodeado de los mejores tenistas del mundo, estará un cacereño. Se llama Juanjo Climent, tiene 29 años y ya está ejerciendo como entrenador de Maxime Cressy, un jugador de doble nacionalidad francesa y estadounidense que ahora es el número 222 del ranking mundial.

Climent ha recorrido miles de kilómetros hasta llegar a lo que considera una «gran oportunidad», aunque también se advierta a sí mismo de que «hay que mantener los pies en el suelo». Lleva cinco años trabajando en la Weil Tennis Academy, un centro situado en Ojai, al sur de California, que se centra en la formación de chicos que se quieren abrir paso en el mundo del tenis. Allí conoció a Cressy hace tiempo y la colaboración se ha intensificado en los últimos meses.

Él es un producto extremeño: empezó a practicar el tenis en el Club Cabezarrubia, de Cáceres, y pronto, siendo apenas un adolescente, se dio cuenta de que se le daba mejor enseñar que jugar. Hizo Ciencias del Deporte en la Uex y su último curso lo pasó con una beca Erasmus en Alemania, donde se reenganchó para trabajar en un centro de tenis. Tras un año, le salió la oferta californiana y ahora...

Ahora coincide con los Federer, Nadal y Djokovic mientras intenta ayudar a que Cressy edifique una buena carrera profesional. «Le conocí en su último año en la academia. Nació en Estados Unidos, pero pasó 17 años en Francia. Establecí muy buena relación con él. Cuando se fue a la universidad de UCLA, hablamos más y empecé a trabajar con él aspectos mentales y luego físicos. Nos involucramos más en aspectos técnico-tácticos hace cosa de un año. Tenemos muy buena conexión», cuenta Climent.

ESPERANZAS / Su pupilo está en plena progresión con 22 años, pero en muy poco tiempo ha pasado del puesto 386 del ranking al 217 que tenía la semana pasada. «Le he acompañado en un par de torneos con vistas al US Open y está en pleno salto del mundo universitario al profesional. Es un ambiente diferente y tenemos que adaptarnos, pero es una gran ocasión para él y para mí», añade.

Entrenar tenis es lo que define su «pasión» y, por su formación académica puede añadirle la preparación física. «Me he formado desde que tenía 13 años. He hecho cursos, pero sobre todo tengo experiencia en sitios de mucho nivel», destaca.

En la academia Weil empezó como uno entrenador asistente y ahora es uno de los ‘head coaches’. «Hay gente de todo el mundo. Somos 15 entrenadores y cada uno de un sitio. La adaptación fue bastante cómoda: encontré algo parecido a una familia y eso me ayudó. La mayoría de los entrenadores somos amigos y con los jugadores tenemos relaciones muy estrechas», dice.

Por mucho que la tentación de centrarse en la carrera de Cressy esté ahí, de momento no dejará la formación: «La academia es muy importante, aunque siempre he soñado con estar en el circuito profesional. Tenemos muchas expectativas, pero tenemos que ir paso a paso. Es un proyecto a largo a plazo».

No pierde vista el tenis extremeño, por muy lejos que esté. Llegó a trabajar con uno de sus jugadores más prometedores, Sergio Gavela. «Es importante saber de dónde viene uno. En Cabezarrubia se están haciendo muchos proyectos. Me encantaría estar implicado y ayudar en lo que pueda», reitera, con especial cariño a su padre, Juan José Climent («mi modelo como entrenador y como persona») y Julio Pulido («otro padre para mí y un auténtico amigo»).

 
 
1 Comentario
01

Por deportista 19:38 - 23.08.2019

Un gran amigo, no solo de él sino de su padre, le deseo el mayor éxito en su trabajo.Miguel angel Recio.