+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

el protagonista

El ‘chamaco’ del Calamonte

 

Erik Aguado, del Calamonte. -

18/04/2019

Aterrizó con el Calamonte en horas bajas, pero rápidamente se hizo con el corazón de la parroquia blanca. «Desde que llegué, los compañeros y la afición me han tratado muy bien y esto me ayudó mucho para adaptarme tan rápido», confiesa Erik Aguado (México, 1999). Es pura electricidad en el ataque calamonteño.

«Soy un jugador rápido, inteligente y cazador de goles. Me dejo la piel en cada partido», se autodefine. El pasado domingo firmó un doblete ante la UPP y volvió loco al defensor Edet, medio metro más alto que Erik. Hoy tiene una nueva oportunidad de demostrar su talento ante el Azuaga (17.30 horas).

Y es que este ‘chamaco’ llegó muy joven a España y pelea contra él mismo. «Llegué a los 14 años a Barcelona, tomar la decisión fue muy difícil porque estaba muy apegado a mi familia. Luego me fui a Italia unos meses, pero por problemas de papeles no me puede quedar allí y, entonces, fiché por el Extremadura», narra. Pero nada fue fácil. «El primer año sufrí bastante, no sabía muchas cosas y tuve que aprenderlas solo. Tuve que madurar muy rápido. Los compañeros y amigos que tenía nos apoyábamos mutuamente». Coincidió en Barcelona con Heo y Hwag, del Mérida y Extremadura B, respectivamente.

Además de un trabajador incansable, también tiene gol. En el Calamonte juega como segundo punta, por detrás de Carrasco, y desde esa zona ha conseguido convertirse en el pichichi del conjunto blanco. «Al fútbol se juega con once jugadores, sin ellos no hubiese podido marcar».

Las dinámicas en el fútbol lo son todo. Ahora, el Calamonte, está de dulce. «Somos un equipo de partidos grandes, siempre competimos muy bien ante los equipos de arriba. Los partidos que vienen ahora van a ser muy bonitos, a ver si podemos seguir con esta buena racha», desea. En esta segunda vuelta, el Calamonte ocupa la cuarta plaza. Unos números que le han alejado de la quema del descenso.

Otro cantar será la próxima temporada. Novias no le van a faltar a Erik. “«Estoy muy agradecido al Calamonte, pero el objetivo de cualquier jugador es crecer. Mi sueño es ser jugador de Primera. Mi objetivo es subir de categoría, pero nunca se sabe qué pasará», explica el mexicano. Es sub-23. Un caramelo en el mercado. JOSÉ GAGO