+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ATLETISMO. CAMPEONATOS DEL MUNDO EN DOHA

Cienfuegos, séptimo del mundo

El lanzador montijano engancha un mejor lanzamiento de 76,57 metros

 

Javier Cienfuegos, durante uno de sus lanzamientos. - EFE

JOSÉ ANTONIO DIEGO (EFE). DOHA
02/10/2019

El extremeño Javier Cienfuegos, primer lanzador de martillo español que competía en la final de unos Mundiales, terminó séptimo con una marca de 76,57, el segundo mejor resultado de un lanzador español en la historia de los campeonatos.

Sólo el lanzador de peso leonés Manuel Martínez obtuvo un mejor resultado: cuarto en Edmonton 2001. El séptimo de Cienfuegos mejora el octavo del discóbolo Mario Pestano en París 2003.
El título -cuarto consecutivo- fue para el polaco Pawel Fajdek con 80,50, seguido del francés Quentin Bigot (78,19) y del húngaro Bence Halasz (78,18). El líder mundial del año, el polaco Wojciech Nowicki, quedó fuera del podio, cuarto con 77,69.

El plusmarquista español (79,38), en un círculo de su gusto, comenzó con un modesto lanzamiento de 73,25 metros. Mejoró en el segundo con un tiro de 74,43 y tuvo que superarse en el tercero (76,00) para seguir con vida en el concurso, dentro de los ocho mejores. Iba a tener tres más. Seguía escribiendo la historia. No se detuvo su progresión: 76,57 en el cuarto. Bajó en el quinto: 76,01, que le situaba séptimo, y cerró con 74,64.

Cienfuegos se había clasificado por primera vez en su vida para la final de unos campeonatos del mundo. Con 29 años, y a la quinta tentativa, alcanzó en Doha un logro -ser finalista- que le había resultado esquivo en Berlín 2009, Daegu 2011, Moscú 2013 y Pekín 2015. Ningún otro lanzador de martillo español lo había logrado.

Cienfuegos llegó a Doha con el último de sus cuatro récords nacionales batidos este año todavía reciente (79,38 el 6 de septiembre en Andújar) y con el objetivo declarado de "luchar por las medallas", como tercero del ránking de participantes.

En la lista mundial del año, el español sólo se inclina en la lista ante dos polacos (Wojciech Nowicki, 81.74, y Pawel Fajdek, 80,88) y un ruso (Denis Lukyanov, 78,97). Todos nacidos en el 89, un año mayores que el extremeño.

Diez años después de encabezar, con un tiro de 80,24 metros, el ránking mundial júnior con el martillo de seis kilos (el utilizado en categoría sénior pesa 7,260), Cienfuegos ha alcanzado la madurez y la seguridad que le faltaban para alcanzar la elite mundial en categoría absoluta.
Manuel Martínez, que fue campeón mundial de lanzamiento de peso en pista cubierta y todavía tiene el récord nacional (21,45), asegura que el extremeño ha logrado sincronizarse exactamente con el martillo, moverse al mismo ritmo, sin adelantarse, como hacía antes. Juntos, atleta y artefacto, hicieron historia en los Mundiales de Doha.

Había comenzado en su pueblo, Montijo, con métodos rudimentarios junto a Antonio Fuentes y a los 17 años se trasladó a la residencia Blume de Madrid para seguir trabajando con Raúl Jimeno. Bajo su dirección logró ese récord del mundo júnior, debutó con 19 años en un Mundial, Berlín 2009, donde fue eliminado con un tiro de 72,01.

Una rotura de isquio truncó su progresión. Hasta 2015 se quedó estancado en torno a los 75 metros. Ese mismo año, un poco harto después de siete años en Madrid, regresó a Montijo con Fuentes. Se casó, tuvo un hijo, regularizó su vida personal, pero falló al año siguiente en los Juegos de Río 2016, donde sólo lanzó 69,73.

De acuerdo con Fuentes, recurrió a Carlos Burón, el hombre que dirigió a Manolo Martínez, y todo cambió. Tuvo que operarse de la espalda, pero eso le sirvió para corregir algunos detalles técnicos y las marcas empezaron a fluir: cuatro récords de España este año y los 80 metros a tiro.
Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 serán su próximo reto.